en E-commerce, Tiendas

Haciendo de Community Manager: publicita tu tienda de comida on-line

En todas partes oímos hablar de la figura del Community Manager, y parece que no puedes ser una empresa en condiciones si no dispones de uno. Bien, pero eso que suena tan raro, ¿qué es?

Pues no es más que la persona encargada de dar a conocer nuestra empresa, productos, servicios, en las crecientes redes sociales: Facebook, Twitter … Debe ser el “vínculo” entre nuestra empresa y el usuario final. Ya que en el servicio de venta de alimentación a través de internet no podemos atender en persona al cliente, debemos cuidar estas relaciones a través de nuevas formas de comunicación. Debemos escuchar y atender las sugerencias o dudas de la gente, ofrecer nuestros nuevos productos para que no pasen desapercibidos…

Entonces… ¿El Community Manager de mi pequeña empresa puedo ser yo mismo? Pues claro que si. Por supuesto que lleva tiempo, pero puedes hacerlo, con dedicarle tan sólo unos ratitos al día.

Aquí te mostramos unas pautas sencillas para comenzar:

Publica tus productos, novedades, promociones… es una forma barata de que esto llegue a un mayor público: la versión 2.0 del boca a boca. Pero no te limites a eso

Muestra la realidad de tu marca. Si vendes productos orgánicos, caseros, artesanos… esto es lo que debes buscar potenciar. Animate a aparecer en nuestro site: Mumumío: ; enlaza a temas o páginas de interés, relacionados con la “idea” de tu empresa: noticias sobre consumo, ecología, alimentación…

Abre también caminos de comunicación para dudas y sugerencias: un foro en la página web o grupo de Facebook, o un blog de tu empresa puede ser una buena manera. Recuerda crear una comunicación bidireccional

Busca clientes potenciales y da publicidad de tus redes sociales en tu página web para que tus clientes puedan unirse a ellas

– No bombardees de publicidad. Es mejor centrarte en dar consejos e ideas, sugerencias… si te dedicas a hacer anuncios repetitivos de tus productos dejarás enseguida de interesar a tus seguidores. Puedes ofrecer recetas con tu materia prima, organizar concursos

– Cuida, y mucho, la ortografía. No exageres en los signos de exclamación. Se cortés, amable, positivo…

En resumen: busca nuevas formas de comunicar con los clientes. Debemos tratar de ser el sustituto del carnicero sonriente que nos sugiere una forma de cocinar el redondo que nos llevamos a casa, o nos comenta los buenísima que le ha venido la pieza de carne. ¿Te animas?

Publicado por: Ana Gómez

Imagen: http://eduangi.com