en Uncategorized

Cómo cortar el jamón

Todos sabemos que para comer un buen Jamón, además de contar con una pieza de calidad excelente, el ritual del corte resulta esencial.  Se necesita experiencia, una buena tabla de corte, cuchillos, una chiara, un paño de algodón y un mandil.

  1. Para colocar de una manera correcta el jamón sobre la tabla de corte, tendremos que tener en cuenta el ritmo previsto de consumo. Si vamos a organizar una fiesta o celebración y pensamos que nos comeremos todo el jamón, deberemos colocar  la pieza con la pezuña hacia arriba, descortezándolo entero. Si pensamos que consumiremos el jamón a medio largo plazo, lo apropiado es colocarlo con la pezuña hacia abajo, descortezándolo a medida que cortemos jamón.  En ambos casos, el borde de corte siempre deberá estar limpio y perfilado.
  2. Con el cuchillo ancho se realiza un corte profundo en la caña y a continuación se retira la corteza y el tocino exterior. Podremos, entonces, empezar a obtener las primeras lonchas con el cuchillo jamonero, finas e intentando mantener la línea de corte lo más horizontal posible. Si dejamos de cortar, no debemos olvidarnos de proteger la superficie con tocino.
  3. Al llegar a la cadera, usando la punta del cuchillo, se realiza un corte intensivo alrededor del hueso.  Una vez salvado el hueso, se continúa cortando y obteniendo lonchas de la contramaza o culata, manteniendo la línea de corte recta.
  4. Daremos la vuelta al jamón para comenzar a cortar la babilla y una vez terminamos esta parte, procedemos a apurar el jamón extrayendo el jarrete que se corta en taquitos. Por supuesto, podemos usar el hueso para dar más sabor al cocido, sopas… a cualquier puchero que os apetezca preparar.
  5. El siguiente y último paso en este ritual del corte no es otro que DEGUSTARLO.

En Mumumío os invitamos a que disfruteis de un buen Jamón, hay muchas tiendas online que os lo envían directamente a casa.

Fuente: Jamón de Huelva, Denominación de Origen Protegida