en Curiosidades, blogs..., Salud

Mi forma de comer: más grasa, más felicidad

Un día normal para mí empieza con un desayuno de dos platos; yogur con fruta, y huevos, revueltos o fritos con chorizo, morcilla o queso. Con frecuencia, mis días terminan con una cena basada en poco más que quesos de leche cruda con ensalada, y están salpicados con comidas de guisos de morcillo de ternera orgánica, pollo y verduras al horno con grasa de oca, o pescado frito en mantequilla con una salsa de nata y cebollas.

No hay muchos que duden que mi forma de comer sabe increíblemente bien, pero sí que hay bastantes que creen que es muy insano. Yo, al contrario, sé que los que comen según la hegemonía de “baja grasa” están haciendo daño a sus cuerpos, mientras mis 12 huevos a la semana me están fortaleciendo el sistema inmunológico y ayudando a protegerme contra el cáncer y numerosas toxinas que se encuentran en nuestro alrededor cada día.

Los fundamentos de mi forma de comer son:
  • Mucha grasa, siempre de buena calidad (mantequilla orgánica, aceite de coco, grasa de oca, manteca, lácteos siempre enteros con toda su grasa natural). La grasa saturada es imprescindible para cada célula en nuestros cuerpos, para el crecimiento y para el funcionamiento del cerebro.
  • Ingredientes buenos – intento comprar todo que pueda de producción orgánica, o por lo menos de productores que practiquen formas sostenibles de producción.
  • Pocos hidratos de cárbono. El pan, el arroz, la pasta, las alubias, las patatas, todos se convierten en azúcar dentro de tu cuerpo, y te aportan nutrientes que se pueden encontrar en otros alimentos. Si quieres comer hidratos de cárbono, hay que prepararlos bien; arroz integral remojado durante la noche en agua, o pan de levadura madre natural.
  • Si somos lo que comemos, también el animal es lo que come. Las vacas y las ovejas deberían estar comiendo más pasto que cereales, más hierba que maíz. Animales del campo, del corral, de afuera, no sólo están más contentos que animales de jaulas, sino también saben mejor y te aportan más nutrientes. La grasa de una vaca que se ha alimentado con pasto tiene mayores cantidades de vitamina E, omega 3, y ácido linoleico conjugado.
  • El colesterol no es el gran villano que pensamos. No causa cardiopatía, y no bloquea tus arterias. Al contrario, cuanto más comas, mejor protegido estás contra las “enfermedades de civilización” como enfermedades coronarias, obesidad y diabetes.
  • El azúcar es muy malo para la salud. Creo que aquí hay pocos que no están de acuerdo.

¿Qué te parece mi forma de comer? ¿Te interesa saber algo más? Preguntadme y os doy la bienvenida a un mundo sabroso donde los alimentos que mejor saben son los más sanos.
Publicado por: Sonja Alberdina
  1. Sí que va en serio!

    Es el resultado de mucho tiempo estudiando e investigando, y desde que como así mis niveles de energía son mucho más altos, me enfermo mucho menos, y me siento en general mejor. Piénsalo así: la mentalidad “baja grasa” es de las últimas cuatro o cinco décadas, en que la gente realmente se ha hecho más enferma que más sana.

  2. Va en serio, lo certifico.

    Y pese, a que resulte dificil de creer, por lo que tenemos metido en la cabeza…puedo asegurar que esta estupendaaaa..!!

  3. Me interesa mucho conocer más sobre tu manera de comer e investigaciones, estoy deacuerdo que las grasas son esenciales, muchas vitaminas son liposolubles, imposible metabolizarlas sin ellas y el 60% del cerebro se compone de grasas, son esenciales tanto para prevenir dolencias como el Alzheimer o la depresión, pero siempre he leido que sólo los ácidos omega-3 y omega-6, me cuesta creer lo de las saturadas buenas, los hidratos malos, estoy deseando que publiques más cosas, para conocer que te ha llevado a estas conclusiones 🙂 , felicidades por el artículo.

Los comentarios están cerrados.

  • Contenido relacionado por Etiqueta