en Uvinum

Vinos para una cena con amigos

Por Uvinum · Tienes que organizar una cena con amigos, compañeros de trabajo o parejas de amigos, vas a comprar vino pero no tienes ni idea de cuál elegir. El menú va a ser variado, por lo que no puedes decidirte por un vino en concreto. ¿Qué harías?

Si te has casado o piensas en casarte, seguro que habrás tenido una idea de menú, a lo mejor con platos historiados y deslumbrantes. Sin embargo, los expertos te darán unas consignas muy claras: para el pescado, nada de bacalao, mejor merluza; para la carne, nada de cordero, mejor pato.

¿Por qué? Cuando se trata de una comida para muchas personas, lo ideal es elegir sabores amables, neutros, que dejen satisfechos a todos, por encima de comidas especiales que pueden no agradar a alguno de los comensales. Lo mismo se puede decir de los quesos fuertes, los platos muy especiados, o los escabechados.

¿Y el vino? Con el vino pasa exactamente lo mismo. Siempre es preferible la suavidad de aromas a los sabores excesivamente potentes o concentrados, los sabores simples a los muy complejos. A menos que conozcas los gustos exactos de todos tus invitados, si organizas una cena con amigos lo mejor que puedes hacer es elegir un vino ligero, que no requiera grandes conocimientos para el que lo prueba y que deje contento a hombres y mujeres por igual (tenemos distinta percepción de los vinos, otro día lo comentaremos). Pero ojo, que elegir sabores que gusten a todos no significa que no podáis sorprender a vuestros amigos. En Uvinum os echamos una mano para que vuestra cena resulte original y todo un éxito:

Si la cena va a ser lo bastante larga y variada, puedes presentar varios vinos de distinto tipo. Te recomendamos empezar por los vinos Chardonnay, porque todo el mundo los ha probado y son aromáticos y suaves. Un buen ejemplo, y bien de precio, puede ser el Augustus Chardonnay 2009, un blanco suave, perfumado, fresco, que os seducirá a tod@s.

Una vez sentados a la mesa, y si quieres cambiar de vino, piensa en qué vais a comer. Si se trata de platos suaves, como pasta, sushi, arroces o aves de corral, y quieres seguir con un vino fresco, te recomendamos un rosado como el Nadir Rosado 2010, un rosado de la Tierra de Extremadura lleno de aroma y sabor, pero más delicado que sus hermanos los tintos. Se trata de una buena opción, económica y que, sobre todo, le gustará a todo el mundo.

En cambio, si vuestra idea pasa por una cena más contundente, con guisos o carnes asadas o al horno, resultará casi inevitable un buen tinto, y más ahora que aún estamos en invierno. Un vino tinto cálido, amable en boca y con aromas frutales vendrá como anillo al dedo, por lo que seguro que con el Summa Varietalis 2005 no fallaréis. Se trata de un vino hecho con uva Syrah, muy frutal y fresco, potente de sabor pero que no carga el paladar. Divino.

Y ahora comenta tú: ¿Cuál es el último vino que recuerdas de una cena con amigos?