en Uncategorized

El alza internacional en los precios de los alimentos

Pasando por las baldas del supermercado, todos los alimentos parecen casi igual de baratos que siempre. Sin embargo, costes a los productores y el precio mundial de alimentos continúa subiendo a una velocidad llamativa, incluso la ONU ha demostrado su preocupación. Las razones son complejas, y numerosas, pero es imprescindible que intentamos entenderlas, pues parece que la tendencia continuará.

En los últimos años, los efectos del cambio climático se están notando más que nunca. Este invierno, Colombia ha sufrido cosechas mínimas por una ola invernal, la producción de maíz en México ha bajado por fuertes heladas, Australia ha sufrido plagas e inundaciones. Los países productivos en el sistema alimentario mundial sienten los efectos de climas erráticas, y disastres medioambientales. Esto, unido con el aumento de la demanda en los países emergentes, como la India y China, cuya poblaciones comen cada vez más carne y lácteos, causa un desequilibrio nuevo entre la oferta y la demanda de alimentos.

Otra razón importante por el alza en los precios de los alimentos tiene algo que ver con los mercados internacionales de materia prima. Poco porcentaje del trigo, leche, maíz y soja producido mundialmente va directo del provedor al consumidor. Al contrario, pasa por los mercados internacionales antes de ser comprado por empresas grandes como Cargill, Nestle, Coca Cola. Por tanto volumen, y el hecho de que los precios han estado de alza durante los últimos años mientras otros bienes como la industria inmobiliaria han sufrido los efectos de la crisis, los bancos de inversores ven beneficios y oportunidades en el rubro de productos que son esenciales para la vida. Como resultado, especuladores están intentando conseguir rendimientos para sus clientes en los mercados futuros de alimentos, una tendencia con efectos enormes sobre el coste de las materias primas.

Otra razón por la subida en los precios es el precio mundial del petróleo. Afectado por los conflictos en Libia y otros países en la región, el precio de energía está subiendo con fuerza. Como nuestro sistema alimentario se basa en el uso de insumos; gasolina para vehículos y transporte, fertilizantes y pesticidas derivados de petróleo, y invernaderos y requieren calor y/o luz, zampa energía a velocidades como nunca antes. Producción en Venezuela ha bajado por falta de insumos, mientras el coste de la canasta básica llega a niveles preocupantes.

Aunque los supermercados y las empresas alimentarias están empezando a pasar las alzas de los precios a sus clientes, no es por cantidades iguales que el aumento en materias primas, y siguen ganando beneficios tremendos.

La volatilidad en los precios mundiales de alimentos es otra razón por la cual entender mejor de dónde viene tu comida: tener una relación con el provedor, intentar saber al máximo su forma de cultivar, y apoyar a los que veas que producen de buena forma.