en Diario

Es increible la cantidad de aceite usado que se desperdicia en las casas. Y realmente, hasta que no empiezas a guardarlo, no te das cuenta de cuanto. En mi casa, en la que muy pocas veces frío alimentos en abundante aceite, se llenan sin embargo botes y botes de aceite a una velocidad sorprendente. Restos de aceite de freír, latas de atún, restos de asados…

¿Sabías que un solo litro de aceite sin reciclar puede llegar a contaminar hasta 1000 litros de agua? Se deposita sobre la superficie de ríos, lagos y mares, impidiendo el intercambio de oxígeno, e impidiendo así la vida en ellos. Es por ello que debemos aprender a reciclar correctamente el aceite que usamos en casa. Se estima que cada español desecha anualmente unos 4 litros de aceite de cocina usado. Haz cálculos… ¿entiendes ahora la importancia de gestionar adecuadamente estos residuos?

An abstract image of spilled oil . On a white background.

Un primer paso es la reutilización. El aceite de freír, podemos guardarlo y reutilizarlo varias veces. Para ello, debemos colarlo para eliminar las partículas que contenga, que además estarán quemadas, y siempre reutilizarlo para alimentos de sabor similar. En cualquier caso, no es recomendable utilizarlo más de tres veces o cuando se haya quemado o tenga olor a refrito. Hay quien utiliza una hoja de lechuga o una ramita de perejil, friéndola unos minutos en el aceite, para mantenerlo más limpio y eliminar olores.

Cuando llega el momento de tirar ese aceite usado, es muy importante reciclarlo. Lo podemos guardar fácilmente en casa en botes de cristal o botellas, o incluso en los propios recipientes facilitados por algunos ayuntamientos. Es conveniente colarlo previamente para evitar que los residuos produzcan olores. En muchos municipios, ya se están habilitando contenedores especiales para depositarlo. Si no es el caso, acercarse una vez al mes al punto limpio más cercano para dejar nuestro aceite cuesta muy poquito trabajo.

contenedores aceite usado - reciclar aceite - reciclaje - comprar aceite - mumumio

Una vez recogido este aceite, se le dan varios usos. Puede ser empleado para elaborar jabón, o biodiesel, e incluso productos tan diversos como abono, barnices, cera, detergentes, lubricantes y un largo etcétera. Por cada litro de aceite de cocina reciclado se puede generar un litro de combustible diésel biológico, que además contamina menos y no es tóxico, además de dar una nueva vida a ese aceite usado.

En el caso de no poder llevar el aceite a un punto limpio, existen en el mercado algunos productos solidificantes. Se añaden a la sartén cuando el aceite está aún templado y lo convierten en un residuo sólido que podremos tirar a la basura. Evidentemente, esta no es la mejor manera de hacerlo, pero evitaremos arrojarlo por el desagüe y que llegue a nuestras aguas.

También podemos emplearlo para hacer jabón casero, de forma fácil y con muy buenos resultados, aunque un poco engorroso al ser necesario emplear sosa caústica para ello.

Reciclar el aceite de cocina es un gesto muy sencillo, y con muy poco trabajo estaremos ayudando a la conservación del planeta.

Publicado por: Ana Gómez

Fuentes: Consumer / Suite101