en Salud

Nueva pirámide nutricional para niños y adolescentes

Desde que se creó la primera pirámide alimentaria en 1992, muchas han sido las discusiones acerca de ella. Se trata de un modelo visual que presenta los alimentos que debemos consumir, y las cantidades recomendadas de cada uno de ellos.

EXERNET, la Red de Investigación en Ejercicio Físico y Salud para Poblaciones Especiales, ha decidido crear una nueva pirámide nutricional, centrada en un grupo de población muy importante y cuya alimentación exige una atención muy especial: Los niños y adolescentes.

Se trata de un modelo completamente diferente. Para comenzar, se trata de una pirámide Maya, sin punta, y lo más importante, es una pirámide tridimensional. En cada una de las 4 caras, ha querido reflejarse diferentes aspectos de la vida de los más pequeños de la casa:

  • Alimentación diaria
  • Actividades diarias
  • Pirámide de alimentos
  • Higiene y malos hábitos
  • Además, la base establece las pautas para un crecimiento saludable

Todos los detalles los podéis encontrar en este artículo y en la web de EXERNET, pero las conclusiones son las siguientes:

Se ha buscado un modelo de pirámide intuitiva para que los niños y adolescentes sean capaces de ver los hábitos alimenticios y de salud que deben adquirir.

Respecto a la alimentación diaria, se reflejan 5 comidas al día, con ejemplos de los distintos alimentos que deben formarlas para unos menús saludables.

En la cara de las actividades diarias, se busca fomentar una actividad física de los niños y adolescentes de manera espontánea, de al menos 60 minutos diarios. No se tachan las actividades sedentarias como negativas, sino que se trata de buscar un equilibrio correcto.

La cara 3 viene a ser la clásica pirámide nutricional que todos conocemos, pero adaptada a las necesidades energéticas de niños y adolescentes. Se numeran las raciones semanales de cada uno de los alimentos, haciendo especial énfasis en el consumo de aceite de oliva, la necesidad de cereales como pan, pasta y arroz, y el consumo diario de fruta y verdura.

En la última cara se refleja la necesidad de unos buenos hábitos de higiene, y de las revisiones médicas periódicas, así como la prohibición del tabaco y el alcohol.

Esperamos que gracias a esta nueva pirámide, los padres puedan involucrar un poco más a sus hijos en sus hábitos alimentarios y de salud, ya que la educación es la base de una alimentación sana y equilibrada.

Publicado por: Ana Gómez

Fuente: Consumer.es