en De temporada

Espárragos. Placeres de temporada

Hoy en día podemos encontrar espárragos verdes en el mercado durante la mayor parte del año. Pero durante los meses de marzo a mayo podemos encontrar también espárragos blancos frescos, toda una delicia cuya corta temporada debemos aprovechar.

Variedades:

Ambos productos son en realidad el brote de la misma planta, la esparraguera, pero cultivado de forma diferente. El espárrago blanco es enterrado bajo tierra, de forma que la yema nunca llega a estar expuesta al sol, por lo que no desarrolla la clorofila, que es lo que le aporta el color y sabor del espárrago verde.

El espárrago verde, que se desarrolla sobretodo entre noviembre y marzo, es comúnmente llamado espárrago triguero. En realidad esta denominación es incorrecta, ya que ese nombre lo reciben tan sólo los espárragos verdes silvestres, mucho más finos y con un sabor más amargo e intenso. Son los que podemos ver a continuación:

Preparación:

Al contrario que la mayoría de las verduras, en las que los brotes jóvenes son más tiernos, en los espárragos, son las variedades más gruesas las que ofrecen una mejor proporción de volumen tierno frente a la cantidad de piel. En función de este calibre se pueden clasificar en:

  • Extra gruesos: de grosor entre 14 y 19mm
  • Gruesos: de 9 a 11 mm de grosos
  • Delgados: menores de 9mm

Durante la mayor parte del año, los espárragos blancos se consumen en conserva. Pero cuando se pueden encontrar frescos, merece la pena cocerlos en casa para poder disfrutar de todo su sabor.

Para cocinarlos es recomendable hacerlo en una olla esparraguera: se trata de una olla alta y delgada, que permite cocer los espárragos de pie, sin cubrir completamente de agua, de forma que las llemas queden fuera de esta y se cuezan al vapor. Se cocinan durante 5-10 minutos en agua con una pizca de sal, azúcar y unas gotas de limón. Si no se dispone de este tipo de ollas, se pueden hacer sin problema cocidos o al vapor.

Tanto si se trata de conservas o naturales, los espárragos blancos se suelen servir con una crema suave como mayonesa o salsa holandesa.

La forma más común de cocinar los espárragos verdes es a la plancha o como parte de salteados o revueltos, aportando mucho sabor a los platos. También es muy común preparar cremas calientes o frías de cualquiera de las dos variedades.

Los mejores espárragos:

A la hora de comprar nuestros espárragos es importante fijarnos en varios detalles: Los mejores ejemplares son los que presentan la yema compacta, el tallo firme y una coloración uniforme.

Para conservarlos en casa, lo mejor es guardarlos en el frigorífico envueltos en un trapo húmedo. De esta forma, podremos conservarlos hasta tres semanas, aunque irán perdiendo poco a poco su firmeza y se volverán más duros a la hora de consumirlos.

Los espárragos se pueden congelar sin problema, y guardarlos así hasta un año, aunque al descongelarlos habrán perdido algo de firmeza. El mejor método para ello es limpiarlos, cortar la base dura del tallo y escaldarlos en agua hirviendo durante 2-4 minutos dependiendo del grosor. Después se sumergen en agua helada, para a continuación guardarlos en bolsas herméticas lo más juntos posibles en el congelador.

Propiedades:

El espárrago es un vegetal formado por un 90% de agua, con un contenido muy pequeño de azúcares y grasas. Sin embargo, se trata de uno de los vegetales con mayor contenido en proteínas, además de fibra, que aporta una mayor sensación de saciedad. Es por tanto un alimento ligero y nutritivo, muy interesante tanto para dietas adelgazantes como para la alimentación diaria.

Respecto a las vitaminas, se trata de una fuente importante de Provitamina-A, y vitaminas C y E, todas ellas con gran valor antioxidante. Además, también son ricos en folatos (muy importantes en la alimentación de niños y mujeres embarazadas) y minerales como fósforo, magnesio y potasio.

Es de destacar que todos estos nutrientes son mucho mayores en los espárragos verdes, debido a haber estado expuestos al sol, al contrario que las variedades blancas.

Por último, una curiosidad respecto a los espárragos: Algunas personas habrán observado que tras consumir espárragos, la orina adquiere un olor característico. Pues bien, parece ser que tan sólo el 40% de las personas sufren de este efecto, y además, no todas ellas son capaces de percibirlo.

Publicado por: Ana Gómez

Fuentes: Consumer.es / Wikipedia

Imagen: FotoosVanRobin / jgraham / jlastras / Lluis Carro