en Recetas

Receta de risotto de espárragos verdes y parmesano

Hoy inauguramos una nueva sección en Mumumío, las recetas de cocina. Sabemos que os preocupáis por llevar una alimentación sana y equilibrada, con productos de calidad. Pero a veces a todos se nos terminan las ideas, para cocinar algo diferente cada día. Por eso queremos ofrecerte una selección de recetas fáciles, sanas y ricas, para que podáis disfrutar en la cocina y en la mesa, y sorprender a los vuestros cada día.

Cada semana publicaremos una nueva receta elaborada con productos de temporada. Si tienes alguna sugerencia sobre qué recetas te gustaría ver aquí, no dudes en dejarnos un comentario en el post, o mandarla a recetas@mumumio.com.

Comenzamos esta semana con una receta de risotto. Esta forma de preparar el arroz requiere un poco de paciencia, ya que hay que estar removiendo y añadiendo caldo constantemente, para que el arroz suelte poco a poco todo su almidón. Pero por otro lado, se trata de una elaboración sencilla que siempre sale bien y que admite múltiples variantes. Es muy común encontrar preparados para risottos, por ejemplo de boletus, con un gran aroma que proporcionan las setas deshidratadas. Se trata de paquetes que contienen todos los ingredientes necesarios para elaborar un buen risotto, y la forma de prepararlos sería muy similar a la que os mostramos aquí.

Hoy lo haremos con espárragos verdes, que están ahora en plena temporada, y por tanto al mejor precio y con todos sus nutrientes. Además, el intenso sabor del queso parmesano complementará el plato estupendamente. Vamos a por la receta:

Ingredientes (para 2 personas):

175g de arroz especial para risotto, 6 espárragos verdes, 100g de queso parmesano, 1/2 cebolla, 500ml de caldo de pollo (o algo más), 1/2 vaso de vino blanco, 1 cucharada de mantequilla, aceite de oliva virgen.

Elaboración:

Limpiamos los espárragos verdes y desechamos la parte dura de la base y guardamos las yemas para decorar. Cortamos los tallos en trozos de 1cm y los hervimos en el caldo de pollo durante 5 minutos, para darle más sabor. Pasado este tiempo, retiramos los espárragos y mantenemos el caldo caliente.

De mientras, picamos la cebolla y la ponemos a pochar en una cazuela con un chorrito de aceite de oliva. Pasados unos minutos, cuando empiece a transparentar, añadimos el arroz y salteamos 2 minutos.

Pasado este tiempo, añadimos el vino blanco y vamos removiendo hasta que se absorba y se reduzca. Cuando esté casi seco, vamos añadiendo el caldo de pollo, cazo a cazo, esperando a que reduzca, y removiendo constantemente. Este es el truco para un buen risotto, la paciencia, ir añadiendo el líquido poco a poco y remover. El caldo debe estar siempre caliente para que al incorporarlo no corte la cocción del arroz.

Seguimos así hasta que el arroz esté hecho, aproximadamente 20 minutos. Puede que nos haga falta añadir algo más de caldo o agua, nunca debe quedar seco.

Cuando llevemos unos 15 minutos, añadimos los espárragos escurridos y seguimos cocinando de la misma manera. Cuando ya esté hecho, con la última tanda de caldo, añadimos la mantequilla y el parmesano rallado, para que se funda y se integre todo bien.

Presentación:

Podemos decorar con las yemas de los espárragos salteadas, y un crujiente de jamón, que queda muy vistoso. Para hacerlo, tan sólo hay que colocar dos lonchas finas de jamón serrano en el horno sobre un papel vegetal al grill. En un par de minutos, cuando veamos que se han tostado, las retiramos y las rompemos con los dedos para que se vean más bonitas.

Servimos el arroz bien caliente y ¡Que aproveche!

Publicado por: Ana Gómez