en Uvinum

Vinos de postre

Vinos de postre es una expresión más o menos generalizada que se refiere a un tipo de vinos en concreto pero ¿sabes exactamente a cuáles? ¿Sabrías diferenciar un vino generoso de un vino de postre? ¿y un vino dulce de un oloroso?

Hoy te explicaremos algunos tipos de vinos especiales:

  • Vino de postre: Cuando hablamos de vino de postre nos solemos referir a cualquier vino de sabor dulce, y de textura densa y concentrada. De ahí que se use como sustituto del los postres dulces. Con el tiempo, se ha utilizado también para referirse a cualquier vino licoroso que no encaja fácilmente con una comida.
  • Vino generoso: Reciben este nombre los vinos que tienen más de 15 grados (15º) de alcohol, y lo verás representado en la botella como un porcentaje: 15% Vol. Los llamados vinos tranquilos (blancos, rosados y tintos), y los espumosos varían normalmente entre los 9º y los 14,5º. Los generosos superan los 15º y pueden llegar hasta 20-22º. Por eso se suelen usa como vino de licor para acompañar el café o los postres, pero no son específicamente vinos de postre. Algunos los denominan vinos de media tarde, porque se disfrutan sin acompañarlos de comida.
  • Vino dulce: Un vino dulce es todo aquel vino de postre que tiene más de 15º de alcohol, es decir, se trata de un vino de postre generoso. No se puede hacer un vino dulce simplemente añadiendo azúcar, sino que ese azúcar tiene que provenir de la elaboración. Hay muchos tipos de vinos dulces según la forma con la que se obtenga el dulzor, y entre ellos están algunos de los vinos más caros del mundo, como los Sauternes franceses, los Tokaj húngaros y los vinos de hielo austríacos y canadienses. La diferencia con los vinos de postre que no se consideran vinos dulces (aunque el sabor sea dulce), es que esos vinos de postres no son generosos, como ocurre en el caso de algunas mistelas, algunos malvasías dulces y vinos tintos de postre de garnacha como los que asociábamos a Cariñena. Los vinos de postre no generosos se consumen cada vez menos y están en franco retroceso, al menos en España.
  • Vino oloroso: Otro tipo de vino dentro de los generosos es el oloroso. Vino oloroso es el nombre que reciben en algunas denominaciones del sur de España (principalmente Jerez, Montilla-Moriles y Málaga) un tipo de vino realizado como los finos jerezanos, pero sin velo de flor. El velo de flor es una capa bacteriológica que impide el contacto del aire con el vino que está en las barricas. Los vinos olorosos, al contrario que los jereces, sí que entran en contacto con el aire, y por eso tienen un sabor más “oxidado” y un aroma más potente, a frutos secos, avellanas y cáscaras de almendras. Los vinos olorosos se elaboran fundamentalmente con las uvas Palomino y con la Pedro Ximénez.

¿Te ha servido nuestra explicación? Ten en cuenta que estas no son normas internacionales, sino denominaciones aceptadas comúnmente. Pero lo mejor que puedes hacer es comprobar por ti mismo las diferencias, así que te vamos a recomendar un vino dulce y un generoso:

  • Château Megyer Aszú 4 Putonyos 2003: El tokaji es un vino dulce que tiene su origen en Hungría, y es uno de los vinos dulces más valorados del mundo. Éste de Château Megyer tiene un precio muy asequible, que te permitirá conocer este tipo de vinos sin vaciarte los bolsillos.
  • Lustau Rare Amontillado Escuadrilla: Los amontillados son un tipo de vinos generosos, normalmente secos, que tienen aromas a frutos secos y a madera parecidos al de un buen coñac, pero con menor grado alcohólico. Gran vino para disfrutar de un aperitivo, o de unas pastas a media tarde. Muy valorados en el extranjero, en España no son reconocidos como realmente se merecen.