en Salud

“Superalimentos”, productos que ayudan a tu salud

El principio de una buena salud es una dieta equilibrada, algo de ejercicio diario, tanto físico como mental, una buen presencia de frutas y verduras en nuestra alimentación… La dieta mediterránea es un ejemplo que todos debemos recordar a la hora de cuidarnos. Pero hay algunos alimentos que pueden ayudarnos, debido a sus características y propiedades, a combatir el desgaste diario de nuestro cuerpo y nuestra salud. Son lo que podríamos llamar superalimentos, y hoy te mostramos algunos de ellos.

Arándanos:

Muchas culturas han atribuído a los arándanos propiedades mágicas. Y no iban muy desencaminados. Su color azul se debe a las antocianinas, un potente antioxidante que parece tener las propiedades de combatir los radicales libres causantes del cancer, proteger la vista, inhibir el crecimiento tumoral…

El zumo de arándanos ayuda a proteger la vejiga, previniendo infecciones, además de aliviar diarreas. Por otro lado, diversos estudios han demostrado que ayudan a quemar la grasa corporal, además de favorecer un mejor aprovechamiento de la glucosa.

Miel:

En la antiguedad conocían bien las propiedades de la miel: egipcios, romanos… incluso ha quedado reflejado en pinturas rupestres de más de 7000 años.

A diferencia del azúcar, la miel es un edulcorante natural muy rico en nutrientes, como minerales y vitaminas D. C y E. Por su alto concentrado en carbohidratos es muy recomendable para deportistas y niños. Pero también induce al sueño, y ayuda a combatir los síntomas de los resfriados. ¿Es o no es un superalimento?

Además de tener propiedades antisépticas, se ha demostrado que ayuda a bajar los triglicéridos en la sangre e inhibe el crecimiento tumoral.

Alubias:

Las alubias, en todas sus variedades, así como los garbanzos, son bajas en grasas y contienen una gran cantidad de fibra. Además son ricas en proteínas y ayudan a regular los niveles de colesterol. Y por su contenido en carbohidratos en fibra, regulan el azúcar en sangre, y pueden prevenir el cáncer de cólon.

El consumo habitual de legumbres es muy importante en la dieta, y debemos recordar que hay multitud de formas de prepararlas libres de grasas.

Brócoli:

El brócoli o brécol es otro superalimento, ya que es un aliado contra numerosas enfermedades. Por sus potentes antioxidantes, ayuda a combatir e cáncer de pulmón, colon, próstata, gástrico y de mama. Además, el compuesto Indol-3-carbinol puede detener el crecimiento de células de ciertos tipos de cáncer, inhibir la reproducción del virus de la herpes, etc.

Contiene una gran cantidad de minerales y vitaminas, como el cromo, que ayuda a regular el nivel de azúcar en sangre, ácido fólico, que previene las cataratas y detiene el virus causante del cáncer cervical, calcio, necesario para los huesos y que reduce la presión sanguínea, hierro, esencial para el correcto funcionamiento del cerebro, al igual que el boro

Cebollas:

Esta hortaliza, utilizada como medicina desde la antigüedad, es rica en antioxidantes, y probablemente uno de los alimentos más eficaces en la lucha contra el cáncer de muchos tipos, como de boca, de garganta, de pulmón, de estómago, colorrectal, de mama, de ovario, de próstata y de hígado.

Además son buenas para el corazón, reducen el colesterol y bajan la presión arterial, debido a los anticoagulantes que ayudan a diluir la sangre. Tanto cocida como cruda, regula los niveles de azúcar en sangre. También son antibióticos, antivirales, antisépticos y antiinflamatorios naturales, e incluso ayudar a aliviar el estrés.

Estos son algunos de los alimentos que no debemos olvidar de introducir en nuestra dieta. En cualquier caso, comer 5 piezas de fruta y verdura al día, además de legumbres, carne, pescado… es fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo.

Publicado por: Ana Gómez

Fuente: Ecoticias

Imágenes: unapersona / daniel.julia