en Salud

¿Es genética la gula?

Estos días encontrábamos un artículo muy interesante sobre las razones que hacen que al ingerir grasas, no “podamos parar” de comer. Vendría a explicarnos, por ejemplo, porque no podemos comer sólo una patata frita.

Parece ser que los culpables son los llamados endocannabinoides, unas sustancias neurotransmisoras liberadas por nuestro cuerpo al ingerir grasas, que provocan que se despierte en nosotros un apetito voraz, que hace que queramos seguir comiendo estos alimentos.

La razón de que nuestro cuerpo genere estas sustancias parece ser la siguiente: la grasa es necesaria para el correcto funcionamiento de nuestras células. Pero ésta no es un componente que se encuentre con facilidad en la naturaleza. Por ello, durante la evolución, cuando se encontraba un alimento rico en grasas, tras por ejemplo capturar un animal, el cerebro debía enviar algún tipo de señal para que comiéramos más cantidad de el rico tesoro que acabábamos de encontrar, y que tan beneficioso era para nosotros.

Hoy en día, donde los alimentos ricos en grasas están al alcance de la mano, estas mismas sustancias segregadas en el aparato digestivo, podrían ser las causantes de parte de la obesidad, diabetes y otras enfermedades coronarias de la población: una vez que nuestro cuerpo comienza a ingerir grasas, es muy difícil parar.

Todo esto, puede ser una buena noticia, ya que podrían crearse fármacos que bloqueen el efecto de los cannabinoides en el aparato digestivo, sin necesidad de interferir en el sistema nervioso. Pero este remedio sólo tendría en cuenta esta causa de obesidad. En realidad otros factores como trastornos psicológicos o nerviosos, o por supuesto, el gusto, influyen y mucho en los datos de sobrepeso.

En cualquier caso, los expertos recomiendan consumir todo tipo de alimentos, siempre todos ellos con moderación. Como hemos visto, las grasas juegan un papel muy importante para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, y aunque no hay que darse un atracón, no deben ser suprimidas de la dieta. ¡¡Me pregunto si será esa la razón por la que en Mumumío nos gusta tanto el queso!!

Publicado por: Ana Gómez

Imágen: Soleiletolie