en Agricultura ecológica

Control de plagas mediante lucha biológica

A estas alturas todos sabemos que los alimentos ecológicos son aquellos para los que, entre otras cosas, no se han utilizado plaguicidas durante su cultivo. Pero ¿sabéis como se combaten entonces las plagas y los ataques de insectos en un huerto orgánico?

Uno de los métodos más efectivos es lo que se conoce como lucha biológica. Se trata de que sean los propios depredadores naturales de los insectos atacantes los que se encarguen de eliminarlos. Por ejemplo, las mariquitas y las mantis religiosas se alimentan de pulgón en grandes cantidades y son inofensivas para las frutas y verduras. Otras especies, como las avispas, se encargan de aniquilar las colonias de araña roja.

Un ecosistema en equilibrio es un ecosistema sano. En la naturaleza, salvo casos excepcionales, los depredadores se alimentan de las presas y mantienen el número de éstas en una proporción correcta. En un cultivo ecológico no se intenta eliminar por completo a los insectos parásitos, sino que se busca que su número no pueda afectar a las cosechas, ni a la calidad ni cantidad de los frutos.

La agricultura tradicional utiliza potentes pesticidas que eliminan por completo las plagas y enfermedades. Pero como resultado estos métodos suponen la destrucción total de los ecosistemas. Ante una nueva plaga o ataque, no existirán depredadores que puedan frenar su avance, por lo que se hace necesario siempre la utilización de nuevos químicos. Desde hace años el control biológico de plagas, como las avispas, viene utilizándose también en agricultura intensiva, ya que su eficacia y bajo coste están más que demostrados.

Además, todos estos productos químicos, aunque en pequeña cantidad, acaban pasando a formar parte de las frutas y verduras que ingerimos, lo que puede suponer riesgos para la salud. Por otro lado, los propios agricultores están expuestos continuamente a estos tóxicos, a la hora de pulverizarlos, lo que acaba repercutiendo en su salud, además de que su uso en grandes cantidades acaba afectando a ríos y acuíferos de las proximidades.

Como vemos, existen métodos alternativos a los pesticidas químicos, que permiten una agricultura ecológica que respeta el medio ambiente y la salud de agricultores y consumidores.

Publicado por: Ana Gómez
Imagen: Flickr