en Uvinum

Los grandes ríos del vino

La vid es una planta que se puede cultivar sin problemas en casi cualquier terreno. Se pueden producir buenos vinos en cualquier clima: desde el subtropical de Canarias, el mediterráneo de Montilla o el del litoral mediterráneo de Penedés, hasta el continental más extremo de algunos de los vinos de Castilla-León. Sin embargo, si hay algo que caracteriza las zonas más famosas de vinos es su situación en el valle de algún río.

¿Qué es lo que hace que las orillas de los ríos sean tan idóneas para el cultivo de la vid? Por un lado, junto a los ríos la pendiente es mayor y la tierra suele tener un mayor drenaje, con el subsuelo más erosionado por el constante discurrir del agua hacia el cauce del río.

Esta es una de las mayores cualidades de un buen terreno para el cultivo de la vid: el drenaje, que obliga a las raíces a un sobreesfuerzo para conseguir nutrientes, para que el fruto -la uva- crezca aprovechando los nutrientes de la misma planta más que del suelo.

Además, el cauce de un río propicia un microclima más húmedo en el entorno, lo que protege de las heladas en invierno, y de los calores excesivos en verano. Las vides, tan sensibles a las enfermedades, se aseguran un clima menos extremado, y se facilita su desarrollo.

Si hacemos un repaso por las zona de vinos más importantes de España, podemos ver cómo se corresponden con el cauce de algún gran río: el vino Rioja, en los márgenes del Ebro y el vino Ribera del Duero, en cuyo nombre ya apreciamos la influencia del río, son sólo los exponentes más conocidos. Pero también son zonas de vinos la Ribera del Guadiana, la Ribera del Arlanza, Ribera del Júcar, Toro, Rueda, Manzanilla de Sanlúcar,…

Si salimos de España, podremos encontrar grandes ejemplos: el vino Oporto, por ejemplo, se cultiva en terrazas cultivadas en las orillas del Douro, el mismo Duero español. En Francia, el vino Burdeos más famoso se sitúa a orillas del Garona, y se hacen magníficos vinos en el valle del Loira y del Rhône (Ródano). En Alemania, son bien conocidos los vinos de las zonas Mosel (bañadas por el afluente del Rhin del mismo nombre), y Rheingau (junto al mismo Rhin). En Italia, el Tanaro, un afluente del río Po, visita las zonas de Barolo, Alba, Barbaresco y Asti, ¡casi nada!

Prácticamente en todos los grandes ríos de Europa se producen grandes vinos. ¿Cuál es tu río “vinícola” preferido? ¿De cuál te gustaría probar elgún vino? ¡Compártelo con nosotros!

FOTO: Río Duero