en Uvinum

Tipos de fermentación de la cerveza

Si echas un vistazo a los listados de cerveza en Uvinum, te sorprenderá ver la cantidad y diferencias entre unas y otras: rubia, negra, trapista, pilsener,… a veces la cantidad de términos relacionados con la cerveza nos hace dudar, a la hora de decidirnos por una cerveza, pero ¿en qué se diferencian las cervezas? ¿en su color? ¿en el tipo de cereal? Hoy te enseñamos la clasificación más básica de las cervezas, según su tipo de fermentación. Según esta clasificación, las cervezas se dividen en:

  • Cervezas de baja fermentación
  • Cervezas de alta fermentación
  • Cervezas de fermentación espontánea

Las cervezas de baja fermentación son aquellas en las que se usan levaduras que actúan a una temperatura de entre 6 y 10ºC, durante de 8 a 10 días. Al terminar la fermentación, los restos de levaduras se depositan en el fondo de la cuba -de ahí el nombre baja fermentación-. También se llaman cervezas de fermentación a baja temperatura porque la temperatura media de fermentación es inferior a las cervezas de alta fermentación. El ejemplo más conocido de cervezas de baja fermentación son las lager, las típicas rubias españolas, y algunas alemanas como la Duff Beer.

Pera elaborar las cervezas de alta fermentación se usan otro tipo de levaduras, que empiezan a activarse a partir de los 9ºC. La temperatura aumenta durante el proceso y luego termina entorno a los 5ºC. Estas levaduras suben a la superficie del líquido y actúan allí, y por eso se denominan cervezas de alta fermentación. También se les llama cervezas de fermentación a alta temperatura. Un ejemplo de cervezas de alta fermentación son las ales inglesas, más tostadas -porque se suelen usar maltas más torrefactadas- y con menos gas.

Las cervezas de fermentación espontánea son un tipo especial de cerveza que se elabora en algunas zonas de Bruselas, donde la presencia de levaduras volátiles naturales es muy alta, por lo que tras un periodo de tiempo la cerveza termina fermentando espontáneamente. De este tipo son muy famosas las cervezas frutadas, cervezas a las que se añade, al menos, un 25% de fruta, que termina deshaciéndose en la cerveza y dándole ese sabor tan especial. Son cervezas muy fluidas, poco densas, casi sin burbujas, y con un sabor realmente complejo y diferente.

Todas las cervezas del mundo se elaboran de alguna de estas 3 formas. Pero entonces, ¿cómo hay cervezas más dulces, o amargas, más blancas negras? Hay otra serie de factores que influyen en el resultado final: el cereal usado -trigo, cebada, centeno, maíz,…-, el tostado de la malta -blancas, rubias, tostadas, negras,…-, y el tipo de lúpulo empleado -Saasz, Pilsen,….-, pero de esto os iremos hablando poco a poco.

¿Nos tomamos una cerveza?

FOTO: Cerveza