en Productos

Es temporada, ya puedes comprar calçots online en Mumumío

En plena temporada, puedes comprar calçots ya en Mumumío te lo traemos directos de Valls, una de las joyas del invierno, para que lo disfrutes en tu casa. Te llevamos a casa los calçots, la salsa romesco… ¡hasta el babero!

Pero vayamos por partes, que nadie se quede con duda:
Nunca he comido un calçot, ¿qué es?
Es una cebolla blanca dulce y alargada que se come recién asada a fuego vivo untada de un deliciosa salsa hecha con frutos secos y hortalizas asadas.

¿De dónde sale esto del calçot?
Hace ya más de un siglo que “Xat de Benaiges”, un agricultor de Valls (Tarragona) “descubrió” las delicias de esta cebolla alargada, de la cual no sólo ideo la forma de cultivar, sino también la inconfundible salsa que los acompaña.

¿Y qué los hace tan especiales? ¿Cómo se cultivan?
Las semillas del calçot se siembran a finales de año, una vez que la planta haya brotado, se transplanta a otra tierra en la que seguirá creciendo. Cuando la cabeza de empieza asomar, se arranca de la tierra y se guarda antes de volverla a plantar una vez que se le ha quitado la parte superior. Se deja la cebolla medioenterrada, no cubierta totalmente. Según la cebolla va creciendo, se va tapando, calzando con tierra (de ahí el nombre calçot) en varias ocasiones. Finalmente, se cosechan entre noviembre y abril.

¿Cómo me convierto en un experto calçotaire?
Tradicionalmente se organiza una calçotada, en la que se reúne familia y amigos para asarlos sobre una parrilla directamente sobre el fuego y comerlos con la mano después de untarlos generosamente en salsa romesco.
La temporada se abre “de forma oficial” con la Calçotada de Valls, que se celebra el último domingo de enero. En temporada, las comarcas típicamente productoras se adornan los fines se semana con columnas de humo de las calçotadas . Suelen acompañar a los calçots carnes y embutidos hechos también a la brasa.
En casa, basta con asarlos al horno para disfrutar de todo su sabor (incluso te damos algunas ideas para los calçots que te sobren).


El “Calçot de Valls” es tan especial que está protegido
La Indicación Geográfica Protegida “Calçot de Valls” es un distintivo de calidad, reconocido por la Unión Europea, que intenta preservar un método de producción y de elaboración de las materias primas que proceden de una zona geográfica concreta. El área de producción del Calçot de Valls está constituida por terrenos ubicados en los términos municipales de las comarcas del Alt Camp, Baix Camp, Tarragonès y Baix Penedès, que el Consejo Regulador considera aptas para la producción de Calçots. Para saber más:www.igpcalcotdevalls.cat.

Si no has comido nunca calçots, prueba alguno de los packs de calçots de Mumumío (con Indicación Geográfica Protegida) y no lo olvidarás; si ya conoces los calçots, ya sabes de lo que hablamos. Los packs traen unos 25 calçots por persona, para que no te quedes con ganas; salsa romesco en proporciones similares, baberos para todos y unas avellanas de Tarragona.