en Uvinum

La malta en la cerveza

La cerveza, como el whisky, es una bebida que se deriva, en primera instancia, de la fermentación de la malta, pero ¿sabes qué es la malta?

En realidad la malta no es otra cosa que el grano de un cereal procesado, para poder obtener sus azúcares. El proceso de malteado, como se denomina a este proceso, consiste en:

  • Primero se germina el grano, en un proceso en el que son fundamentales unas buenas condiciones de oscuridad y humedad.
  • Una vez activadas las encimas que transforman el almidón en azúcares, necesarios para que después ese grano fermente, se para la germinación.
  • Una vez realizada la germinación, el grano se deshidrata para que la humedad no provoque una fermentación antes de tiempo.
  • El grano se tuesta, y una vez que termina el proceso de tostado ya no se habla de cereal sino de malta.

¿Cuántos tipos de malta existen? Cualquier cereal o grano es susceptible de ser malteado, aunque el único en el que este proceso es obligatorio para que se pueda producir una fermentación (y por tanto cerveza), es el grano de cebada. También se suele maltear el trigo, el centeno, y prácticamente cualquier cereal disponible. Por el contrario, el maíz es el único grano del que se elabora cerveza que no se suele maltear nunca, sino que se empieza el proceso de fermentación con una cocción previa para que empiece la fermentación.

Tipos de tostado de la malta

La maltas para elaborar cerveza se suelen dividir también por su tipo de tostado, en función de que este sea más ligero o pronunciado, dando lugar a:

  • Maltas básicas: Lager, Pilsener o Pale, son las más abundantes en la elaboración, porque son las que mejor fermentan, al haber tenido un proceso de tostado más suave. Cuanta más proporción de malta básica, más clara será la cerveza. Un ejemplo de este tipo es la famosa Heineken.
  • Maltas mixtas: Son maltas con un proceso de horneado intenso, pero no lo suficiente como para haber eliminado su capacidad para fermentar. Son las conocidas como maltas caramelo, usadas abundantemente en Alemania.
  • Maltas especiales: Se usan para dar un color o aroma especial a la cerveza, ya que casi no fermentan debido a que han sido sobrehorneadas. De colores oscuros, se agrupan aquí las maltas usadas para cerveza negra o tostada.
  • Malta cruda: Así es como se denomina al grano -tratado o sin tratar- que se añade al proceso de fermentación. Al igual que las maltas especiales, no se utiliza para fermentar, generalmente, sino para dar un sabor y un aroma específico a cda cerveza, según la intención de elaborador.
Así, con el uso del cereal, cervecerías como Estrella Damm contribuyeron notablemente al sostenimiento económico de la agricultura en muchas zonas donde el crecimiento de la industria apenas dejaba margen al campo.
¿Te apetece una cerveza? Para consumir heladas, como la Budweiser, o incluso calientes,  la variedad de cervezas es colosal. Y tú, ¿cuál prefieres?
Origen foto: Maltas de cerveza