en Uncategorized

Regalos para San Valentín ¿Tú eres más de bombones o de chuletón?

Está claro que el amor entra por la boca, y que se acaba conquistando por el estómago, ya te lo decía tu abuela. Lo que tienes que preguntarte de cara al próximo 14 de febrero es si eres más de corazoncito rosa y quieres regalos preciosos y deliciosos, o de mejor hacer una hoguera de corazones rosas y comprarte unos regalos más punkys. En cualquiera de los cos casos, en Mumumío tenemos lo que quieres.

¿Te encanta San Valentín? ¿Quieres algo único para tu princesa, un detalle para tu príncipe azul?

Aceptémoslo, es una fecha ineludible y quieres quedar como un rey o una zarina. Déjate llevar por tus instintos más rosas y prepara vuestro momento “Oficial y caballero” particular. Puedes decírselo con unas galletas artesanas de San Valentín, hechas de shortbread y decoradas ad hoc, un clásico. ¿Aún te quedan ganas más ganas de fucsia? Nada, lánzate a lo seguro: bombones fucsias de corazón en una caja fucsia de corazón. Todos sabemos que el fucsia nunca es suficiente. De acuerdo, no a todo el mundo le tienen que gustar los corazones rosas… pero los buenos bombones valen para todo: para él, para ella, para ello, una caja de bombones de San Valentín.

Soplo: en Mumumío también tenemos muchos alimentos afrodisiacos, ¿qué te parecen unas ostras gallegas para empezar? ¿Y un buen cava? No nos hacemos responsables de los efectos (bueno, sí, en breve sacaremos nuestra línea de productos pensados para el bebé).

¿Odias San Valentín? Pasa de todo y ponte como una foca monje, o un elefante marino

¿Has llegado hasta aquí y quieres prender fuego a esta web? Tranquilízate, te entendemos; también hay un anti-San Valentín para ti. Así que peca, lánzate a la carne. Dejémonos de tonterías, lo que les mola a los enamorados del siglo XXI es darse un buen filete, aún más, un buen chuletón de buey gallego (o un lote degustación de carnes de entrecots de buey). Todos sabemos que el amor es ciego… pues eso, ponte ciego. Si lo que te pide el cuerpo es un San Valentín diferente, puedes probar con un buen pote asturiano (como hecho por tu mamá asturiana), infalible para crear una atmósfera contracultural y punky. No obstante, si lo que quieres es un ambiente caliente y picantón, no te puedes perder nuestro kit MUY picante, lleno de salsas y sabores picantes, por lo que pueda pasar. Para avivar un poco más el fuego, échale una buena ginebra, pero cuidado con las llamas (por los efectos de la fabada, claro).

Hablando en plata, también puedes regalar una tarjeta regalo de Mumumío (de 30 a 300 €, tú verás), para que se compre lo que le apetezca.

Y si no tienes pareja, pero te gustaría recibir algo precioso ese día, ¿por qué no te regalas un club del queso de Mumumío? Te llega a casa con unas hojas de cata, así que te puedes montar tu propia fiesta quesera en solitario (bueno, con Mumumío). Si no, también te puedes pasar por nuestra sección de libros y útiles de cocina. Éxito seguro. Al fin y al cabo, hay que ser inútil para equivocarse eligiendo tu propio regalo.

Tanto si te gusta San Valentín, como si te da sarpullido, en Mumumío te queremos tal y como eres.