en Uvinum

¡Feliz San Valentín!

Sí, ha vuelto a pasar: ha llegado San Valentín y todavía no has pensado en cómo sorprender a tu pareja. Si es que eres…

Bueno, este año desde Uvinum estamos listos para ofrecerte alternativas relacionadas con el vino que seduzcan -otra vez- a tu pareja. ¿Te apuntas?

  • Ya no estás a tiempo para comprar vino en Uvinum, pero si le echas un poco de imaginación te preparamos una excusa: puedes pedir en Uvinum cualquiera de los vinos de Pago de Carraovejas. Durante años era casi imposible conseguir sus vinos, porque la producción era muy escasa y vendían con un sistema de cupos. Aún hoy es complicado hacer un pedido muy grande, así que puedes pedir un par de botellas y decirle a tu pareja: ¡me ha costado tanto conseguirlas… que hay que esperar por ellas!
  • Para los que os gusta disfrutar de un tiempo juntos, ¿por qué no planeas un fin de semana de enoturismo? La Rioja es la zona más importante de vino español. Allí puedes visitar bodegas como Marqués de Cáceres, una de las bodegas con más tradición de España. Comer, beber y amar… ¡feliz San Valentín!
  • Otra buena opción de última hora es preparar una cena íntima para los 2. Sobre todo si tú eres  el/la que no suele cocinar. Cambiar la tarea le dará un descanso merecido a tu pareja, y le dará un respiro, al menos por un día. ¿Quieres un vino para la cena? Si quieres salirte de la rutina, te recomendamos uno de los vinos de Tomás Postigo, una de las bodegas de las que más se habla hoy en la Ribera del Duero. Sus vinos tienen un corte moderno, nada excesivamente maderizados, sin que combinan muy bien fruta y vainillas para que esta noche triunfe el amor.
  • Por último, ¿has pensado en salir? Las catas de vino se han impuesto como actividad social, y raro es el lugar donde no se organice alguna para esta noche. En algunos restaurantes lo que se ofrece son cenas maridadas: no es tan íntimo como en casa, pero es una buena excusa para salir juntos y disfrutar de un buen rato en compañía, ¿por qué no?

Lo importante no es lo que decidas, sino que lo disfrutéis, y que al final de la noche os encontréis cara a cara y os podáis decir, con la más tierna de las voces, esas cosas que os hacen diferentes… ¡Felicidades!