en Productos

Setas deshidratadas

En Mumumío siempre defendemos el consumo de productos de temporada, frescos y en su mejor momento. Pero hay algunos alimentos que podemos encontrar en distintos tipos de conserva, como salazones, mermeladas, encurtidos… de forma que mantienen todas sus propiedades y podemos consumirlos en perfecto estado durante todo el año.

Un caso muy especial es el de las setas deshidratadas. Tras un proceso de secado 100% natural, las setas se conservan deshidratadas en perfectas condiciones sin necesidad de añadirles conservantes, ni tampoco aromas ni colorantes para lograr un plato lleno de sabor, con un sabor intenso y un color de lo más vistoso. Y es que las setas no sólo no empeoran al secarlas, sino que muchas de ellas incluso ganan en sabor, al concentrarse éste, como es el caso de las trompetas y las colmenillas.

Si bien es cierto que las setas frescas sin más que a la plancha o estofadas son una delicia, a la hora de preparar arroces, pasta, guisos, sopas, aromatizar aceites… un bote de setas deshidratadas o en polvo en la despensa nos garantiza tener siempre a mano un ingrediente estupendo para llenar de sabor y aromas nuestros platos en cualquier época del año.

Y es que como las setas tienen un gran contenido de agua, el proceso de secado es sencillo, y pierden la mayor parte de su peso rápidamente al evaporarse ésta. Esto significa que aunque parezca un producto algo caro, en realidad no lo es, ya que 100g de setas pueden llegar a equivaler hasta 8 veces su peso en fresco.

De esta forma, en un momento podemos preparar un plato delicioso. Para consumir las setas deshidratadas, lo ideal es hidratarlas previamente en agua fría (unas 2 horas) o templada (30 minutos) para tenerlas listas para cocinar. En revueltos, ensaladas, pasta, risotto, guisos de carne… ¿cómo te gustan más? Además, ni se te ocurra tirar el agua que has utilizado, ya que conserva un montón de aroma que podemos utilizar otro día para un arroz, un caldo o un guiso.

Las setas deshidratadas en polvo son ideales para añadir tal cual, sin necesidad de hidratarlas, a sopas, guisos, arroces… Siempre que queramos darle un toque especial a cualquier plato, tan sólo tenemos que añadir una cucharada de senderuela, boletus, rebozuelo o nuestra seta preferida.

¿Y tú? ¿Cómo preparas las setas deshidratadas? ¿Cuales son tus preferidas?

Publicado por: Ana Gómez
Imágen: avlxyz