en Productos, Uncategorized

Desde Barro (Galicia) y de estilo belga ale rubia, llega este mes al Club de la Cerveza la Saramagal Inmaculate. Entre las maltas utilizadas en su elaboración se incorpora la de trigo, responsable, junto con la malta pilsen, de su color pálido. Es una cerveza muy viva con un desprendimiento continuo de una burbuja de pequeño tamaño y muy abundante. De alta fermentación, se le añade cáscara de naranja lo que le otorga su característico sabor fresco y sutilmente cítrico y afrutado. Al elaborarse con una mezcla de malta de cebada y de trigo, su sabor, y también su aroma, se vuelven ligeros, suaves y con un moderado dulzor.

  • Color: rubio pálido
  • Grado alcohólico: 4,5% vol.
  • Consumir entre 3-6 ºC

Mumumío ha charlado con Quique, uno de los padres de Saramagal, que nos ha contestado a nuestro cuestionario cervecero:

Cuéntanos, brevemente, la historia de vuestra cerveza:

Todo surge una tarde, con dos amigos, una idea y un sueño. Hoy el mundo saborea nuestra idea y bebe nuestro sueño. Mi socio, ingeniero agrónomo, vio una plantación de lúpulo en Santa María del Páramo en León, e indagó sobre el tema. Cansados de nuestros trabajos, me trasmitió su idea y yo lo convertí en nuestra ilusión. Seis años después tenemos dos cervezas que comercializar y mucho trabajo, dinero e investigación puesto entre estos 75 meses.

 ¿Quiénes estáis detrás de este proyecto?

Anxo Puime (Ingeniero Agrónomo) y Quique Rodríguez (Empresario del sector del transporte) y nuestras mujeres, que nos ayudan en el día del embotellado.

¿Cómo llegasteis al mundo de la cerveza artesanal?

Lo cierto es que estábamos cansados de trabajar para otros y deseábamos trabajar para nosotros mismos sin tener que dar explicaciones a nadie. Si el producto gusta      adelante, si no… nada que reprocharnos. Por eso empezamos a viajar a distintos países para aprender y seguimos haciéndolo hoy día con la misma ilusión del principio. La clave para estar en el mercado vendrá del I+D+I, esa será  la que marque las directrices, a la vez que esfuerzo, humildad y honradez.

Descríbenos el proceso de fabricación de tu cerveza y las instalaciones con las que cuentas. ¿De dónde vienen tus materias primas?

Comenzamos a las 4 a.m. con la maceración de las maltas (dependiendo de la cerveza, utilizamos distintos tipos de maltas) a la temperatura adecuada. Así se extrae la maltosa o jugo de malta y de aquí, pasamos a la cocción. Una vez llega a ebullición y por medio del método de infusión, le añadimos las 3 cuotas del lúpulo (amargor, aroma y sabor). Por mediación de un intercambiador de placas, y con el pulmón de agua fría, llevamos la cerveza obtenida de los 100º a los 23º. Se mete en el fermentador de 7 a 9 días (dependiendo si es Saramagal Inmaculate o Stipe). Después la embotellamos y la pasamos a la sala de producto terminado donde la tenemos de 5 a 6 semanas a una temperatura constante y sin luz natural que la estropee, y ahí reposa y tiene lugar la tercera fermentación en botella. Las materias primas que utilizamos vienen de Eslovenia, Inglaterra, Bélgica (sobre todo), Republica Checa y EEUU. Y el agua de Pontevedra (un agua impresionante!).

¿Qué hace diferente a tu cerveza? Características:

Pues que, a diferencia de las industriales, se elabora siguiendo un proceso artesano o de autor. Así tenemos, por ejemplo, matices que van desde el sabor a bizcocho y un largo amargor con poso a torrefacto en la Stipe, a los sabores cítricos y dulzones de la malta pilsen de la Inmaculate.

¿Cuál es tu momento preferido para disfrutar de tu cerveza? Recomendaciones para degustarlas y maridarlas.

La Stipe puede y debe degustarse en las comidas y con cualquier comida, ¡esto no es un refresco!. La Inmaculate, al ser una cerveza que lleva trigo, es perfecta en el aperitivo con unas patatas o aceitunas o también, a media tarde, sobre todo en veranos calurosos.