en Productos

Un queso de leche cruda es un queso cuya leche no ha sido pasteurizada. Es decir, un queso elaborado con leche que no ha sido calentada a una temperatura superior a 40º C. Es la forma tradicional de hacer un queso (cuando no existía el concepto de la pasteurización) y se caracterizan principalmente por más intensidad en su sabor y olor.

El objetivo de la pasteurización es la destrucción de los microorganismos los presentes en la leche, evitando posibles enfermedades y de la flora asociada, alargando la vida del producto.

La leche que se utiliza procede directamente del proceso de ordeño de los animales ya sea cabra, oveja o vaca, tiene mayor mantecosidad, algo de acidez y un punto de picante.

La diferencia fundamental entre el queso de leche cruda y el industrial, es el cuajo. Los quesos indurtriales tardan mucho más tiempo en cuajar debido a la pasteurización  y en principio se mantienen durante más tiempo.

En Mumumío nos suelen gustar más los quesos de leche cruda porque tienen un gusto y un sabor con más personalidad.

Foto: Granja Cantagrullas