en Productos

Cultiva albahaca en tu casa, y cómetela

Todos tenemos rincones en nuestras casas (tengamos o no terraza) donde podemos poner alguna maceta.Y si en esas macetas podemos arrancar con un esbozo de huerto urbano, mejor que mejor. La albahaca es, además de la conocidísima hierba aromática, una candidata perfecta para que cultivemos en un balcón o sencillamente en el quicio de cualquier ventana. El colmo del huerto urbano. Y es fácil, muy fácil, de verdad. Sigue nuestros pasos:

¿Cómo y dónde se planta?

La albahaca necesita un lugar cálido pero que no le dé directamente el sol. Generalmente vas a comprar una planta de albahaca en una de esas macetas diminutas. Imagínate que te meten a ti en una maceta diminuta: sería horrible. Pues para las plantas igual. La única razón por la que te venden las plantas en esas macetitas enanas es para ahorrar en el transporte. En cuanto puedas, transplántala a una maceta más grande. Cuanto más tierra y espacio para desarrollar sus raices tengan, mejor.

Calibra tu el tamaño de la maceta que puedes poner en la cornisa de tu ventana. Tampoco queremos matar a nadie.

¿Qué cuidados necesita?

La albahaca necesita un suelo seco, ligero y bien drenado. Si vas a sembrar tú, la fecha es a principios de verano, cuando la tierra esté caliente. Regar 2 o 3 veces por semana (como siempre, depende del calor que haga).

Una vez que la albahaca haya crecido… ¡a comer!

Para la ensalada deberemos arrancar las hojas en cuanto se desplieguen.  Si por el contrario queremos utilizar la albahaca seca deberemos cortar la planta, la albahaca tarda más en secarse que la mayoría  de las hierbas aromáticas, si queremos que  los aceites aromáticos estén bien concentrados se cosecha poco antes de florecer.

Foto: www.regmurcia.com, www.cualessonlas.com