en Agricultura ecológica

Cómo hacer un huerto urbano ecológico

[Post invitado: Hoy nuestros amigos de Planeta Huerto nos cuentan cómo hacer un huerto urbano]

La creación de un huerto urbano es una actividad que últimamente se está poniendo muy de moda por todos los beneficios que conlleva. No solo ahorramos cultivando nuestras propias hortalizas, sino que también somos más sostenibles al tener un huerto de pequeña escala en casa, en el que crecen productos naturales, sin aditivos, y que consecuentemente tendrán un mejor sabor y serán mucho más vigorosos que los que podemos conseguir en un supermercado.

Al contrario de lo que mucha gente piensa, no necesitamos un terreno para tener un huerto, aunque si disponemos de él podremos cultivar más cantidad de hortalizas. En una terraza o patio también podemos cultivar, solo necesitaremos recipientes lo bastante grandes como para poder hacerlo, como macetas o mesas de cultivo.
Si estáis interesados en introduciros en la creación de un huerto urbano ecológico solo deberéis seguir los 3 pasos que os damos a continuación:

  1. ¿Qué necesito?: Hay tres elementos esenciales que no podemos olvidar: el sol, el agua y la tierra. El sol condiciona en qué lugar vamos a cultivar, en qué época y el tipo de hortaliza que podremos sembrar. Sin agua no hay huerto, deberemos ajustar el riego a la época, generalmente se riega más en épocas de altas temperaturas, además, si tenemos un terreno grande podemos adaptarlo a un sistema de riego por goteo. En cuanto al suelo solo necesitaremos conseguir una tierra fértil, aportando materia orgánica la cual dará los suficientes nutrientes y retendrá el agua necesaria para que las hortalizas crezcan.
  1. ¿Cómo empiezo?: Podemos escoger entre las semillas y los plantones. Las primeras están recomendadas para horticultores más experimentados mientras que los segundos son más fáciles de cuidar ya que la planta es más resistente, aunque tiene el inconveniente de que nos perdemos el ciclo de vida completo de la planta y hay menos variedad. Las semillas son más económicas y hay mucha variedad, además, si compramos semillas ecológicas podemos garantizar que nuestro huerto es 100% ecológico, ya que nos aseguran semillas que ni ellas ni las plantas de las que provienen han sido tratadas con productos químicos de síntesis.
  1. Algunos cultivos fáciles: podemos empezar cultivando el rabanito o la lechuga, ambos pueden cultivarse durante casi todo el año. El rabanito necesita un riego regular y no es exigente en cuanto a nutrientes, aunque la lechuga necesita un poco más de agua y necesita un suelo con muchos nutrientes. La espinaca también es fácil de cultivar, solo necesitará tener el suelo húmedo, y usar un abono rico en nitrógeno antes de sembrar. La cebolla y el ajo también son recomendable. La primera no necesita riego abundante si es regular, y no es exigente en cuanto al suelo. El ajo es el más sencillo de todos: puede cultivarse en cualquier suelo y no necesita que se riegue mucho. Se siembra en invierno.

Como hemos visto, tener un huerto urbano ecológico no es tan difícil. En unas pocas semanas podremos cosechar lo sembrado, y os aseguramos una cosa: no hay nada más satisfactorio que recoger y comer las hortalizas que uno mismo ha cuidado con tanto cariño, ¡la espera merecerá la pena!