en Club de la Cerveza, Entrevistas

El Club de la Cerveza de inicio de curso da la bienvenida a la jovencísima Tierra Vettona. Mumumío ha hablado con Santiago Laso, uno de sus cabezas visibles.

Hola Santiago, cuéntanos, brevemente, la historia de vuestra cerveza
Somos una empresa joven, apenas llevamos 3 meses en el mercado. Comenzamos elaborando cerveza en casa y tras muchas pruebas, unas con más éxito que otras, conseguimos ir afinando nuestras recetas. En Ávila, nuestra ciudad, no había muchas opciones de adquirir cerveza artesana, con lo que empezamos a plantearnos la posibilidad de comercializar nuestra propia cerveza. La idea caló entre la gente de nuestro entorno y algunos hosteleros, dando como resultado la cerveza Tierra Vettona.

¿Quienes estáis detrás del proyecto?
Detrás de esto hay mucha gente. Como parte visible estamos una pareja, Stella y Santiago, pero con mucha ayuda de nuestras familias y amigos. También estamos contando con la ayuda de varios hosteleros abulenses que con su ayuda desinteresada, están haciendo posible que el proyecto salga adelante. Todos formamos parte de Tierra Vettona.

¿Cómo llegasteis al mundo de la cerveza artesanal?
Hace tiempo nos entró la curiosidad por la fabricación de cerveza. Hasta ese momento, apenas conocíamos otra cerveza que no fuera la industrial, por lo que nuestras primeras investigaciones y elaboraciones fueron encaminadas a intentar hacer una cerveza “corriente”. Esto fue una puerta de entrada para descubrir el inmenso abanico de posibilidades que nos ofrece la cerveza en cuanto a sabores, aromas y texturas diferentes; nada que ver con la cerveza industrial. Desde entonces, el mundo de la cerveza artesanal forma parte de nuestra vida.

 Descríbenos el proceso de fabricación de vuestra cerveza y las instalaciones con las que contáis ¿De dónde vienen las materias primas?
Nuestra cerveza se elabora en las instalaciones de Sagra, con los que tenemos una magnífica relación. En Ávila, contamos con un pequeño almacén desde el que distribuimos. Básicamente, el proceso de fabricación consta de los siguientes pasos: molido de la malta, maceración, hervido, enfriado, fermentación, guarda en frío y segunda fermentación en botella. Queremos hacer hincapié en que el proceso es natural, no utilizamos ni aditivos ni químicos ni hay ningún paso que se realice de manera industrial. Las materias primas son importadas debido a que en España no es posible encontrar las variedades de malta y lúpulo utilizadas en Tierra Vettona.

¿Qué diferencia vuestra cerveza de otras? ¿sus principales características?
Nuestra idea era sacar al mercado una cerveza con personalidad pero que, a la vez, fuera ligera y fácil de beber, de manera que pueda ser del agrado de una gran cantidad de personas. Es totalmente diferente a una cerveza industrial en cuanto a sabor, aroma y cuerpo, pero tiene sabor suave y unos niveles de alcohol (5º) y amargor moderados que hace que pueda ser degustada en cualquier momento y por casi cualquier persona.

¿Cuál es, Santiago, tu momento preferido para disfrutar de Tierra Vettona? ¿Qué nos recomiendas para  degustarlas y maridarlas?
Al ser una cerveza ligera, es apta para tomar en cualquier ocasión. Recomendamos que se deguste en un momento de tranquilidad y relax, esto nos permitirá saborearla al máximo y apreciar sus matices. Tiene un maridaje casi universal pero recomendamos tomarla con comidas que no sean fuertes ni picantes.

Nuestro momento favorito para tomarla es al final del día, bien junto con la cena o antes de cenar, cuando ya podemos relajarnos del ajetreo diario y, porque no, darnos un homenaje con una buena cerveza.