en Club de la Cerveza, Entrevistas

La vallisoletana Las Llaves de San Pedro es una de las cerveceras seleccionadas para el mes de noviembre en nuestro Club de la Cerveza. Desde Mumumío hablamos con José Luis del Campo para que nos presente su cerveza.

José Luis, cuéntanos algo sobre la historia de tu cerveza
Pues todo empezó haciendo unos kits de internet, que para lo que uno suele pensar que puede salir de ahí, fue toda una grata sorpresa. Un primo de mi socia fue quien nos animó a darla a probar en un mercadillo del pueblo. Cuando terminó el mercado yo volví de trabajar y me paraba la gente del pueblo preguntándome por la cerveza, fue algo increíble, vendieron más de 40 litros sin ninguna publicidad en sólo 4 horas.
De ahí, a la producción en serio, han pasado 4 años en los que no hemos parado de hacer cerveza. Pero la comercialización real del producto no ha sido posible hasta este año, en el que nos plantamos y dijimos que o adelante o que se acabó. Tras una serie de viajes, llamadas y recopilación de información, al final nos metimos en ello. Compramos maquinaria pero al final la sensatez de hacer algo que mereciera la pena, nos apartó de invertir en una fábrica propia, asi que nos externalizamos y así hacemos real el sueño de poder vender nuestro producto.

¿Quiénes estáis detrás del proyecto?
Pues sólo mi pareja (Sonia) y yo, aunque nos echa una mano toda la familia.

¿Cómo llegasteis al mundo de la cerveza artesanal?
Realmente no fue una búsqueda de algo artesanal sino de realización de desarrollo de la cerveza. El resto de esta aventura ha venido solo, es un mundo apasionante que nos llena en todos los aspectos. Buscamos información y quien estaba detrás era el mundo artesanal. Es bonito pero es duro también.

Descríbenos el proceso de fabricación de tu cerveza y las instalaciones con las que cuentas ¿De dónde vienen tus materias primas?
El proceso es bien laborioso, a nosotros nos lleva entre 8 y 10 horas. Comenzamos con la limpieza y desinfección, preparación del agua, molturación del grano, empastado (mezclar bien el grano con el agua caliente ayuda a un mejor rendimiento e incrementa la densidad de la cerveza y mejora su cuerpo), cocción a distintas y precisas temperaturas para acabar con el hervido, proceso durante el cual iremos añadiendo los lúpulos que hayamos elegido, y que nos aportarán los sabores, amargores y aromas deseados. Las instalaciones son muy sencillas: una olla de trabajo y unos tanques de fermentación, ese es nuestro coqueto laboratorio, que para nosotros es perfecto ya que en fábrica poseen nuestra misma maquinaria a escala, y eso nos lo facilita todo. Respecto al uso de materias primas hay que apuntar que ahora se están empezando a ver algunas posibilidades de compra de producto español. Pero casi todo es importado, bien directamente o a través de empresas nacionales. Cosa que esperemos empiece a mejorar, y que seguro que nos ayudará a tener un producto más competitivo sin mermas de calidad.


¿Qué hace diferente a tu cerveza? Características
Su aroma, que es frutal, huele a albaricoque y a cítricos. Su sabor, a malta, lúpulo, cereales e incluso a frutas tropicales. Su sensación en boca: seca y amarga, pero no exagerado, fácil de beber.

¿Cuál es tu momento preferido para degustar vuestra cerveza? Recomendaciones para degustarla y maridarla:
Recomendamos su consumo en copa o vaso de boca ancha, a una temperatura de entre 6 y 8ºC para que no pierda su aroma y sabor. Cualquier momento del día es bueno para degustarla, pero es una cerveza idónea para compartir con una buena comida a base de arroces, pescados, verduras asadas o marisco.