en Curiosidades, blogs...

Según un estudio publicado por Greenpeace la mortalidad de las abejas esta aumentando considerablemente, hace 10 años la mortalidad en invierno de estos insectos estaba entre 5 -15% y actualmente  llega al 25-35%.

El cambio climático, los parásitos, pero sobre todo el uso de plaguicidas industriales son los culpables de este fenómeno. Estos insecticidas:

abeja1

  • Son muy tóxicos
  • Son persistentes y pueden llegar a permanecer años en el mismo medio.
  • Con pequeñas cantidades, envenenan toda la planta no solo el exterior.
  • Pueden acabar directamente con las abejas o provocar desorientación de manera que no vuelven a la colmena.

En su estudio “El declive de las abejas” Greenpeace analiza cómo varios insecticidas afectan negativamente el medio ambiente y propone como única solución su retirada del mercado, con el fin de preservar la población de abejas en la Unión Europea y conservar el proceso de polinización tan importante para la naturaleza, ya que fecunda las plantas para que den frutos.
Una tercera parte de los productos que comemos necesitan la polinización de las abejas, por eso es de vital importancia que controlemos el descenso de su desaparición.

 

Fuente: Greenpeace