en Curiosidades, blogs...

La diabetes es una enfermedad común que padece el 6 % de la población mundial. Se ha estimado que para el año 2025 el porcentaje de personas afectadas se incremente por un 42% en países desarrollados y un 170% en países en vía de desarrollo. La importancia de la diabetes radica en que si no se controla y se trata adecuadamente, puede traer complicaciones muy serias.

 

Diabetes2

¿Qué es la diabetes?
Es una enfermedad que se da por falta de secreción de insulina (tipo I), o la disminución de su efecto (tipo II).

La insulina es una hormona que tiene como misión transformar en energía para nuestro cuerpo los carbohidratos que tomamos a través de la comida, y al no actuar de manera correcta se produce un aumento de azúcares en la sangre. El exceso de glucosa en la sangre puede afectar los riñones, la vista, el corazón, generar enfermedades vasculares y también a nivel neurológico.

Prevenir y tratar la diabetes no supone renunciar a la cocina y a la buena comida. Una buena educación nutricional es imprescindible para que el éxito del control y el manejo de esta enfermedad supongan una vida larga de calidad y sin complicaciones.

TIPS para una persona diabética

  • Es muy importante poder planificar las comidas, cenas y tentempiés; de esta manera se pueden distribuir las raciones de hidratos de carbono a lo largo del día de una manera equitativa y correcta.
  • Es muy importante no saltarse las comidas, ya que esto puede producir cambios drásticos en la glucemia. Lo primordial es ser constante con nuestra alimentación.
  • Se deben realizar 3 comidas al día. La distribución general de micronutrientes no varía de una persona normal, siendo 50% de las calorías dedicados a los hidratos de carbono, 30-35% grasas, y 15% proteínas.
  • Debemos incluir en las comidas ensaladas, cremas de verduras y sopas, ya que estas ayudan a mantener la saciedad.
  • Además es importante añadir volumen en las comidas. Por ejemplo en vez de comer un arroz blanco, se puede optar por arroz con vegetales como judías, alcachofas, y calabacines.
  • La fibra es imprescindible en la dieta de una persona diabética, ya que aporta volumen a la dieta y disminuye la digestión y absorción de los hidratos de carbono, que mejoran la glucosa en sangre. Los diabéticos deben incluir alrededor de 20-25 gramos por día de fibra.
  • Los postres no se tienen que excluir, simplemente saber qué comer. Por ejemplo un postre podría ser una pieza de fruta o un yogurt de dieta.
  • Es necesario mantenerse hidratados durante el día tomando suficiente agua, ya que esto nos ayudará a mantener una sensación de bienestar  y saciedad.
  • Evitar las bebidas alcohólicas.
  • Procurar no abusar de los “dulces diabéticos”, ya que al fin estos alimentos también aportan grasas saturadas y calorías. Además algunos de ellos pueden tener un efecto laxante.
  • Repartir todos los grupos alimentarios en cada almuerzo y cena. Una forma fácil de darnos cuenta de que estamos añadiendo los grupos necesarios en nuestra comida es guiarnos a través del método del plato. La idea es un plato normal (aproximadamente 23 cm) que se llene de la siguiente manera:

Medio plato  llevará  ensalada o verdura, ya que su contenido en hidratos de carbono es muy bajo y la cantidad no está limitada.

Una cuarta parte del plato  llevará proteínas de preferencia magra; huevos, carne o pescado. La cantidad es de unos 100 gramos de carne o 125  gramos de pescado por ración.

En la cuarta parte restante: están las harinas como el arroz, la pasta, la patata, las legumbres o también el pan. Aquí es importante la cantidad, que dependerá del sexo, actividad física, y tiene que ser calculado por su médico o nutricionista. Cada ración por lo general supone 15 gramos de hidratos de carbono.

Una forma de medir las raciones es utilizar referencias fáciles como la palma de la mano, el puño, una cucharada sopera, un plato sopero, 1 pieza de fruta para poder guiarnos y poder distinguir qué cantidad significa 1 ración justa, que se deben incluir en cada comida.

Si se usa la moderación no hay comidas prohibidas. Se trata de ajustar la ingesta calórica, las raciones de carbohidratos y la actividad física.

  1. cuando me quedé embarazada, me diagnosticaron diabetes gestacional. Hace ya prácticamente 3 años que dí a luz pero tengo que seguir manteniendo una dieta para poder controlar el azúcar.
    Necesitamos Una alimentación correcta, variada y completa, que permita por un lado que nuestro cuerpo funcione con normalidad. ¡Nosotros lo tenemos muy fácil con la “Dieta Mediterránea”!. Esta dieta contribuye a disminuir el riesgo de padecer patologías crónicas (entre ellas, las enfermedades del corazón, el cáncer, la obesidad y la diabetes) que afectan a grandes capas de población en las sociedades desarrolladas.

  2. Es cierto, somos muy afortunados al poder disfrutar de los alimentos tan saludables que nos ofrece nuestra tierra. Comer bien, sano y variado es muy sencillo y muy apetecible. Nada de…”Todo lo ligth, sabe a ligth” quien afirma esto, no sabe comer.
    Gracias por el artículo y la información que ofreces.
    Saludos desde Andalucía!

Los comentarios están cerrados.