en Curiosidades, blogs...

La alimentación de niños y adolescentes es fundamental, ya que en esta etapa están en pleno desarrollo y necesitan mucha energía.

Empezar el día con un buen desayuno es esencial para el rendimiento en el cole. Se deben seleccionar alimentos ricos en hidratos de carbono, como los cereales en general, pan de preferencia de granos integrales, cereales sin azúcar, avena, muesli, un lácteo, y algo de fruta. Si tu hijo no tiene hambre es importante que intentes acostumbrarle a este hábito poco a poco, introduciéndole alimentos, ya que si llega a saltarse las comidas esto puede provocar un hambre excesiva y llevarle a que coma en exceso en las horas de recreo, seleccionando alimentos no muy apropiados para su salud y crecimiento.

Un factor que puede suponer una preocupación añadida para los padres es la alimentación de los hijos en las horas de la merienda. Es importante que esta merienda esté acompañada de frutas y verduras, que aportan vitaminas, minerales y fibra. Hay que intentar que consuman en total 5 raciones de frutas y verduras al día. Además debemos incluir algo de grasa en sus dietas, para conservar una buena salud, aunque consumir demasiadas grasas (en particular grasas saturadas e incluso trans) es perjudicial para la salud.

Debes seleccionar entre frutas, algún fruto seco, lácteos o una opción de sano, con algún zumo natural o agua, de esta manera se mantiene el equilibrio en sus dietas.

No se trata de que coman demasiado, solo un pequeño aporte de energía para que se mantengan sanos y con energías.

Competir con la “bollería” es una batalla que los padres tienen que ganar, así que una opción es ir al supermercado con los peques, por la sección de frutas y verduras, panes, cereales, preguntándoles qué cosas les gustaría comer o probar.

Puede que cada semana intenten algo distinto, o vayan ganando confianza con la comida y se lancen a probar algo nuevo.

Es importante asegurarse que la comida sea de diferentes colores y texturas, que incluya siempre una bebida, pero no colas o zumos con azúcares añadidos; es preferible que sea natural y la mejor opción siempre es el agua.

Aquí os dejo unos snacks que podemos preparar con antelación y dejarlos listos para los peques, y no pasar apuros.

Mantequilla de almendras casera con frutas

mantequilla de almendras

Ingredientes:

  • 2 tazas de almendras

Preparación:

  1. Poner las dos tazas de almendras en un procesador de comidas y triturar por 5 minutos. Verás que se formará una pasta; con una espátula remover los bordes y echarlos a la “masa”.
  2. Seguir triturando por 4 minutos más, hasta llegar a los 10-15 minutos y veremos que se va formando una mantequilla parecida a la de cacahuete.
  3. Servir con trozos de fruta, como manzanas o peras.

 

 

Sándwich wrap de pollo

chicken wrap

Ingredientes:

  • Pollo en tiritas
  • Tortillas de maíz
  • Lechuga
  • Zanahoria en tiritas muy finas
  • 1 cucharada de mayonesa
  • 1 cucharada de yogurt natural
  • Queso rallado
  • Sal y pimienta al gusto

 

Preparación:

  1. Mezclar en un bol todos los ingredientes a excepción de las tortillas.
  2. Poner en cada tortita un poco de la mezcla, cerrar como si fuera un burrito, envolver en una servilleta de papel y después con aluminio y al tupperware…

 

 

Guacamole casero con chips caseros o pan pita

guacamoleç

Ingredientes:

  • 2 aguacates maduros
  • Zumo de medio limón
  • Sal
  • ¼ taza de crema agria o yogurt natural
  • ½ cucharadita de comino

Preparación:

  1. Poner todos los ingredientes en la batidora hasta obtener una crema homogénea.
  2. Para los chips caseros puedes usar tortillas de maíz; ponerlas al horno con un poco de aceite de oliva, sal y tu especie favorita. Puede ser orégano, comino, o lo que sea. Hornearlas a 180 grados, hasta que queden crujientes.