en Entrevistas

Nos vamos a Coaña en busca de las mejores fabas y verdinas asturianas. Fabas La Estela, una empresa familiar encabezada por un jóven matrimonio, nos acercan un producto tradicional con Indicación Geográfica Protegida y sello de calidad. Conócelos un poco más:

1. Dinos ¿quienes sois, qué hacéis y dónde elaboráis vuestros productos?
Pues somos una empresa familiar vinculada al medio rural asturiano, de segunda generación que se dedica a la agricultura y ganadería, habiéndonos unido al Consejo Regulador de la IGP Faba Asturiana desde su origen, afincados en el occidente asturiano, intentamos par un paso más allá de la producción para añadir valor al producto y alcanzar al consumidor al envasar nuestras propias fabas y comercializarlas nosotros mismos; dando siempre la mayor calidad de faba y de verdinas, puesto que está es nuestra seña de identidad y nuestra línea de trabajo. Cubrimos todo el proceso productivo desde la preparación de las fincas en invierno, las siembras, todo el desarrollo vegetativo, y por supuesto la cosecha, el curado, desgranado, selección, envasado y comercialización y de nuevo estamos preparando las fincas para comenzar este ciclo muy resumido de esta forma, pero en síntesis es en lo que consiste.

20131005_145654

Como empresa pequeña nuestras instalaciones han ido creciendo a la par que lo hacia nuestra producción, contamos con dos naves y un invernadero-secadero en el pueblo de Coaña, capital del concejo del mismo nombre situado en la comarca Parque histórico del Navia, en el noroccidente asturiano. Nuestras parcelas están repartidas en un pequeño radio en torno de nuestras instalaciones y en su gran mayoría a orillas del rio Navia.

2. ¿Hace cuánto tiempo que os dedicáis al cultivos de fabas? ¿Qué os llevó a dedicaros a esto?
De algún modo se podría decir que toda la vida puesto que esto era algo que lo hacía nuestra familia desde hace décadas, si bien es cierto, que tras el cambio generacional en 2004 hemos dado un gran salto en cantidad y calidad, hasta el punto que hoy en día somos la explotación agrícola dedicada al cultivo de faba asturiana más grande de todo el Principado, y en el último certamen del Consejo Regulador hemos obtenido el primer premio a la mejor calidad. Desde esta fecha hemos intentado evolucionar, gestionar la explotación de una forma más moderna hasta el punto de comercializar por este canal.

El vinculo familiar a la tierra y al medio rural es algo innato para los que hemos nacido y crecido en una familia de agricultores y ganaderos, evidentemente este tipo de vida, y digo vida no trabajo, porque la agricultura trasciende a un empleo en que dedicas 8 horas, son 24 horas diarias y nunca se desconecta por completo, pero tiene muchos inconvenientes, dista mucho de ser la utopía que algunos piensan que es el campo; pero las ventajas son mucho mayores, ante lo que no hemos dudado ni un solo momento, y diez años después haciendo una valoración de lo transcurrido estamos plenamente satisfechos.

3. ¿De dónde proceden tus productos o materia prima? ¿Qué tiene de especial ese lugar o esa materia prima?
La única materia prima que se utiliza es semilla de faba, que simplemente son las mismas fabas que se venden, los mismos granitos, y justo después de una cosecha (octubre-noviembre) se seleccionan las mejores fabas para la siembra del próximo año y se reservan para ello.
Lo que marca la diferencia de nuestro producto respecto a otros similares es que se trata de productos de cosecha propia, es decir, solo comercializamos lo que nosotros mismos cultivamos, esto implica que controlamos todo el proceso productivo, por lo que garantizamos su excepcional calidad. Por otro lado como cualquier producto agrícola su calidad la marcan el tipo de manejo que el agricultor haga, la climatología, y el tipo de suelo, y en cuanto a esto cabe decir, que nuestra zona es muy rica en pizarras lo que dota la tierra de acidez y este aspecto es uno de los que mejora la calidad de la faba.

20131005_145901
4. ¿Qué te diferencia de otros productores de productos similares? ¿Estás acogido a algún sello de calidad, ecológico o Denominación de Origen?
Nos diferencia el control de todo el proceso productivo, ya que somos directamente productores, pero además estamos acogidos a la Indicación Geográfica Protegida “Faba asturiana”, al sello de calidad del Principado de Asturias “Alimentos del Paraiso Natural”, y al COPAE (Consejo de la producción agraria ecológica del Principado de Asturias) y estamos tramitando nuestra adhesión al sello de calidad de la fundación Felix Rodríguez de la Fuente “Consuma Naturalidad”.

5. ¿Cuántas personas sois? ¿Cómo os organizáis el trabajo?
Como empresa familiar es complicado de definir, puesto que habitualmente solamente somos dos, mi marido Sergio y yo Ana, pero en épocas de siembra o cosecha, aparte de familiares incrementamos la plantilla con personal ajeno, y puntualmente podemos llegar a ser entre 12 y 18 personas. El trabajo lo organiza el clima, es lo primero que se tiene en cuenta para organizar las tareas.

6. ¿Qué debería saber acerca de ti la gente que compra en Mumumío?
Es complicado de sintetizar, y creo que lo más interesante es mi preocupación por la calidad de lo que vendo, me gusta transmitirle a la gente que sea critica con lo que aparece en el lineal del super de turno, que no se dejen engañar por las grandes campañas de publicidad, que las cosas no se producen en esas neveras, sino que la comida ha sufrido un proceso, detrás del que estamos gente como nosotros.

7. ¿Qué es lo más duro de tu trabajo? ¿Y lo más satisfactorio?
lo más duro como cualquier trabajo en el campo es el trabajo físico, las largas jornadas sol a sol, literalmente, y paralelamente el tener que enfrentarte a la burocracia de cualquier negocio, a la competencia desleal de alubias foráneas… Lo más satisfactorio, sin duda, el comenzar un proyecto nuevo, como por ejemplo este, y ver que se materializa, ver que tu trabajo se reconoce con premios como el ultimo recibido a la mejor calidad, etc.

8. ¿Cuál es vuestro producto estrella?
Sin duda nuestras fabas asturianas ecológicas, que además esta próxima cosecha tendrán una especial calidad.

9. ¿Verdina o asturiana? ¿Con cual os quedáis?
Es una cuestión de gustos, ambas tienen multitud de posibilidades más allá de la clásica fabada o las verdinas con marisco, recientemente en un evento que hemos organizado con diferentes cocineros hemos tenido la posibilidad de preparar nuestras fabas en platos dulces, ñoquis de fabas, fabas en salpicón, verdinas con curri y manzana. Yo soy buena comedora y me gustan todas, pero no voy a eludir la respuesta mi favorita es una buena fabada asturiana, si puede ser preparada por mi madre o la abuela de Sergio mejor que mejor y con un buen embutido, ya que si este no tiene una buena calidad te estropea las mejores fabas.