en Agricultura ecológica, Comprar online, Curiosidades, blogs..., De temporada, Newsletter, Novedades, Productos, Productos ecológicos

¿Qué son?

Los calçots  son un producto natural catalán. Una variedad de cebolla dulce que crece fundamentalmente en la zona occidental de Cataluña. Principalmente son conocidos los de las tierras del río Ebro, Alt Camp y Valls. El calçot de Valls, protegido con denominación de origen, es el más grande de su especie ya que mide aproximadamente de 15 a 25 cm la parte blanca y un diámetro medio de 2,1 cm.

Tiene unas propiedades nutritivas muy parecidas a las de la cebolla común, es decir, tienen un amplio contenido de vitaminas y minerales. Además de tener propiedades diuréticas, tonificantes y digestivas, dicen que también algo ¡afrodisiacas!

A parte del conocido “pan tumaca” este es otro de los platos típicos de la gastronomía catalana.

¿Cómo se comen?

Lo primero a tener en cuenta a la hora de hacer una calçotada es ¡no olvidarte de ponerte el babero! No es un plan para presumir de buenos modales ya que ¡te vas a manchar las manos como cuando eras pequeño!

Los calçots tienen que hacerse sobre la llama viva (no las brasas como estamos acostumbrados en las barbacoas). Para saber cuándo están hechos, tenemos que ver que estén negros por fuera y entreabiertos y además, ver que sueltan una especie de espumita blanca. Se suelen envolver en papel de periódico y se dejan a parte una media hora para que terminen de cocerse con su propio calor. A la mesa suelen llegar en una teja para mantenerlos calentitos.

Una vez terminado todo este proceso, debemos pelar las primeras capas para encontrar la parte blanca y solo tendremos que mojarla en la salsa romesco y a disfrutar.

Calçots_3439300065

 

¿Cuál es su temporada?

Normalmente la temporada empieza en el invierno, a finales de diciembre y termina casi llegando a la primavera. Por eso invitan tanto a hacerse al fuego calentito. Aprovecha: los meses estrella son enero, febrero y marzo.

 

¿Cómo se cultivan?

Primero debemos plantar las semillas para obtener los bulbos. Éstas se plantan a finales de invierno, entonces es cuando se trasplantan los cebollinos en primavera y se recogen los bulbos en verano. A partir del mes de septiembre, se pueden plantar los bulbos en tierra y según van creciendo, se van calzando cubriéndolos con tierra para que queden blancos.

El cultivo más común suele ser en la zona de Tarragona, próximas al mar y con inviernos suaves. Aquellos atrevidos que teneis vuestro mini huerto en casa, os diremos que los calçots también crecen en macetas.

 

¿En qué se diferencian de un puerro?

Para empezar y pese a su parecido, no son iguales. Los calçots son muchísimo más dulces que los puerros pero además son mucho más finos, de tal manera que son mucho más cómodos de comer y no tienen tantas hebras. La forma de cocinarlos tampoco tiene nada que ver ya que los puerros se pueden cocinar de mil formas y los calçots, aunque también se puedan cocinar de diferentes maneras, la ideal es la calçotada ya que es la forma en la que más se disfruta de este vegetal.

 

Paret_de_calçots

 

¿Por qué la salsa romescu es la mejor salsa del universo?

Principalmente la salsa romescu lleva aceite y vinagre, combinados con avellanas y pan rallado. Este sabor tan peculiar mezclado con el dulzor del calçot es una mezcla explosiva, por ello te invitamos a que tú mismo lo compruebes.

 

¿Por qué una calçotada es el mejor plan para un domingo de invierno?

Los calçots se hacen al fuego y ¿qué hay mejor que reunirte con tus amigos o familia para disfrutar de este manjar? Imagínatelo, un porche techado en el jardín junto a la barbacoa…el fuego empieza a arder y es momento de poner los calçots. El momento ha llegado, todos con sus baberos listos y un cuenco de salsa romescu cerquita para no perder ni gota. Con la forma tan peculiar de comer que tienen los calçots, empiezan las risas de como nos estamos poniendo.

El mejor plan para un domingo 😉