en Comprar online, Entrevistas, Productos

Se acerca la Navidad y en Mumumío damos la bienvenida a un nuevo productor. Están situados en Estepa y elaboran unos mantecados, polvorones y dulces, ricos de verdad; de esos que apetece comer todo el año y no sólo en fiestas. Guillermo Pinto nos cuenta más cosas sobre la Tienda del mantecado.

foto1

Contadnos: ¿quiénes sois, qué hacéis y dónde elaboráis vuestros productos?

Somos una empresa que nos dedicamos a la elaboración artesanal y comercialización de mantecados, polvorones y dulces de Navidad. Nuestro obrador está situado en la localidad sevillana de Estepa, cuna de estos dulces tan típicos. Hemos recogido la tradición que existe en este pueblo sobre el dulce navideño y lo hemos llevado a su máximo exponente.

¿Hace cuánto tiempo os dedicáis a esto? ¿Os viene la cosa de familia o sois nuevos en el terreno de los dulces y pastas?

Nuestro obrador es totalmente familiar. Ha ido pasando de generación en generación. Desde que nuestros abuelos comenzaron a fabricar en casa, hasta que tuvimos nuestra pequeña factoría. Actualmente, cooperamos dos generaciones en nuestro obrador.

foto4

¿De dónde proceden las materias primas con las que elaboráis vuestros productos? ¿Cómo es vuestro obrador?

En cuanto a las materias primas, es un aspecto clave y como tal le damos mucha importancia. Sin duda, es el factor principal para obtener unos productos de calidad. Invertimos mucho en productos nacionales. La grasa que necesitamos para elaborar, por ejemplo, nuestros mantecaditos y polvoroncitos artesanos, la traemos de Guijuelo. Es pura manteca de cerdo ibérico. De hecho, cuando se elabora con otro tipo de manteca que no es de cerdo ibérico, el resultado no es el mismo. No se derriten en la boca. Y la almendra la traemos de diferentes puntos de Andalucía. Sin embargo, la canela la importamos desde Ceylan, en la actual Sri Lanka, porque no encontramos esta especia con las mismas características en otro lugar del mundo. Por otra parte, Obrador Real es un obrador que podríamos definir como una pequeña factoría de piezas de alta confitería. Pues es mucho el tiempo, el esmero y el cariño que le dedicamos a crear estos dulces navideños. Como decimos, es una empresa familiar, con sus charlas sobre la vida cotidiana y la buena sintonía entre los trabajadores.

foto5

¿Qué te diferencia de otros productores de productos similares?

La principal diferencia que podemos encontrar respecto a otros productos similares es la delicadeza con la que elaboramos nuestros dulces. Los hacemos uno a uno, de forma artesanal, y según la receta tradicional. Son unos postres exclusivos, pues sólo los fabricamos durante la época cerca de la Navidad. Son pequeñas joyas de la confitería. Además, también pueden comprarse en unos estuches preciosos que recrean una antigua escena lúdica renacentista, donde una familia de la realeza se dispone a degustar las delicatessen elaboradas por su maestro repostero a la hora del té.

foto2

¿Cuántas personas sois y cómo os organizáis el trabajo?

En total somos 22 personas en nuestro obrador durante el período de campaña. Pero los que nos dedicamos a la elaboración de los dulces artesanos somos unas 18 personas. Los demás se dedican a la labor administrativa y comercial.

¿Qué es lo más duro de tu trabajo?

El tiempo de dedicación. Son muchas horas al día las que les dedicamos a estos dulces artesanos para que tengan una calidad suprema o superior.

¿Y lo más satisfactorio?

El agradecimiento del cliente. Son muchos los clientes satisfechos que han venido a agradecernos por hacer unos dulces de tanta calidad. También han venido a decirnos que han sido todo un éxito en su familia y en las fiestas a las que los han llevado. Aunque les decimos que somos nosotros quienes debemos darles las gracias por confiar en Obrador Real.

Finalmente, ¿qué debería saber acerca de vosotros la gente que compra en Mumumío?

La gente que compra en Mumumío debe saber que en los productos de la marca Obrador Real de Confitería va a encontrar el verdadero sabor de los dulces de Navidad elaborados artesanalmente. Un sabor que no encontrará en los demás mantecados, polvorones, alfajores o cualquier otro producto hecho industrialmente. Con un bocado a cualquiera de nuestros dulces van a revivir esos momentos felices que traen estas fiestas: la Navidad de su niñez.