en Diario

Hoy os traemos una idea para una merienda buenísima: un pudding de mango y semillas de chía.

El mango es una fruta jugosa muy rica en magnesio y en vitaminas A y C, que ayudan al organismo a luchar contra los radicales libres. Además, la vitamina A tiene una acción muy beneficiosa en la piel, la vista, el cabello, las mucosas, los huesos y el sistema inmunológico. Es una fruta antioxidante y anticancerígena. También por su contenido en  vitamina C ayuda en  la absorción de  hierro, la formación de glóbulos rojos y colágeno. Y por si fuera poco, nos ayuda con la digestión, debido a su contenido de magnesio y fibra.

Les semillas de chía son muy consumidas actualmente por sus numerosos beneficios. Están llenas de vitaminas y minerales. Tienen mucho calcio, buenísimo para los huesos; antioxidantes, hierro, fibra y potasio. Aportan por lo tanto mucha energía y son saciantes, por lo que resultan perfectas para personas que estén siguiendo algún tipo de dieta. Es un alimento 10.

10947336_10153062729549940_1303220556206373911_n

Esta receta es muy fácil, la puedes hacer en 10 minutos y está buenísima.

Necesitas:

– 1 mango natural

– 1 vaso de agua

– 1 vaso de leche

– 2 cucharadas de semillas de chía

– un puñadito de nueces de macadamia

 

¿Cómo preparamos la mezcla?

– Bate el mango con el vaso de agua
– Añade la leche a las semillas de chía y deja reposar 20 minutos
– Reparte la mezcla del mango y el agua en dos vasos de agua, añade las semillas de chía con la leche (la textura será más densa) y ponle las nueces de macadamia por encima.

Un postre perfecto. Para desayunar, merendar o sacar después de cualquier comida o cena.

Bon apetit!