en Comprar online, De temporada, Productos

En Mumumío somos fans confesos de los calçots. Y una buena calçotada es una de las cosas que más nos gusta del invierno. La excusa perfecta para reunirse y festejar. Pero, a veces, los que vivimos en la ciudad, no tenemos ocasión de salir al campo y hacer una calçotada de verdad, al aire libre, con sus brasas. No por ello nos vamos a quedar sin disfrutar de este manjar.

Podemos preparar una estupenda calçotada en casa. Sí, sí, no pongáis cara extraña. No sólo se puede hacer, sino que el resultado es bueno, muy bueno.

IMG-20150126-WA0000

No necesitas más que un horno.  Y, aunque un poco incrédulos al principio; lo cierto es que probamos, y, repetimos. Lo cual, es muy buena señal. Es un método fácil, rápido y limpio para hacer los calçots.

Primero hay que pelar los calçots, sin pasarse quitando hojas, sólo las más superficiales, y limpiarlos bien, quitando los restos de tierra que tengan. Luego, no tienes más que meter los calçots en el horno a máxima potencia e ir observando que cojan ese colorcillo característico, similar al que cogerían si estuvieran en la brasa. En una media hora, más o menos, tendremos los calçost tiernos y listos para disfrutar.

IMG-20150126-WA0001

Algún intrépido sabemos que incluso los ha hecho en el microondas, metiéndolos en una cazuela, ya lavados y secados, con aceite de oliva, unos diez minutos a máxima potencia. No lo hemos probado aún; pero prometemos actualizar el post si probamos y nos convence el resultado.

De lo que seguro no puedes olvidarte, es de acompañarlos con su característica salsa, y con un buen babero 😉