en Salud, Vida sana

En nutrición, es importante lo que comemos, pero hay que tener muy en cuenta que también lo es el cómo comemos. No vale comerse una rica y sana manzana a media mañana, si nos la tomamos a toda prisa mientras caminamos. Con una serie de gestos básicos, conseguiremos que las comidas nos sienten mejor y estaremos aprovechando mucho más los nutrientes de nuestros alimentos. No es necesario que montes todo un ritual en casa a la hora de la comida, simplemente prueba a cambiar pequeños hábitos que probablemente estás haciendo mal.

1. Comparte el momento de la comida con familiares  y amigos. Habla con ellos de lo que habéis hecho durante el día y disfruta el momento.

2. Desconecta los aparatos electrónicos. Vale que quieras subir la foto más guay a Instagram, pero hazla rápido y deja de lado los aparatos electrónicos. Harán que te distraigas y no prestes atención a lo que comes.

8537130556_4be8c17f5f_z

3. Mastica con tranquilidad. A veces, cuando tenemos hambre, tendemos a comer muy rápido, sin disfrutar de los sabores. Tómate tu tiempo para masticar y ten mejores digestiones. Además, si comes muy rápido, tardarás más tiempo en llenarte y comerás demasiada cantidad.

6982554346_f32906b301_z

4. Presta atención a tu respiración cuando te sientes a la mesa. Parece una tontería, pero si estamos nerviosos y no respiramos con tranquilidad, la comida nos sentará peor.

5. Siéntate bien para comer. Comer medio agachado en esa mesa bajita que tienes delante del sofá no es la mejor opción. Mejor siéntate recto.

 

Pequeños pasos y gestos para una mejor alimentación. Practica el mindfulness y come con cabeza.