en Productos, Recetas, Uncategorized, Vida sana

¡Ya vuelve el buen tiempo!. El sol, las ensaladas fresquitas y las ganas de tomarse un helado después de comer. Pero si lo que quieres es no salirte de la operación bikini para el verano, te damos una idea para disfrutar sin sentirte culpable.

Un helado sano, nutritivo, fácil y saludable. ¿Qué más excusas necesitas para caer en la tentación?medium

Ingredientes:

  • Un yogur cremoso desnatado y edulcorado
  • Edulcorante líquido o miel
  • 100 gramos de mango y mejor si está maduro
  • Un chorro de zumo de limón (opcional)

Preparación:

Lo más importante para preparar este helado es que necesitarás tener una batidora con suficiente potencia para picar hielo. Lo primero que tienes que dejar preparado es el yogur desnatado. Tendrás que dejarlo en el congelador durante toda una noche para que se congele del todo.

Y después sólo tienes que poner en la batidora el yogur desnatado congelado (mejor si lo partes en algunos trozos para que se triture más fácilmente), el toque dulce con la miel o con el edulcorante y las fresas limpias.

 

Si quieres que la textura de tu helado quede muy densa puedes poner el mango en el congelador también para que esté congelado. Pero tienes que tener en cuenta que necesitarás una batidora con mucha potencia para poder picarlo todo a la vez.

Lo trituramos durante unos minutos y si te gusta el toque ácido te aconsejo que le pongas un chorrito de zumo de limón o de zumo de naranja natural.

 

Lo único que tienes que tener en cuenta es que lo deberás consumir justo después de hacerlo para que la textura sea la adecuada. Recuerda que puedes adaptarlo con distintas frutas de temporada, como arándanos, frambuesas e incluso mezclando distintas frutas, como fresas y plátanos.

 

¡Disfruta del buen tiempo con el más sano de los helados!