en Recetas, Salud, Vida sana

El porridge o las gachas de avena.

Es la moda en redes sociales, pero en realidad se trata de un plato que se lleva consumiendo desde tiempos inmemoriales . Hoy hablamos del porridge.

 

 

¿Qué es?

Es lo que hemos llamado toda la vida gachas de avena. Pero ahora aterrizan renovadas y con un aspecto mucho más moderno. Es la mezcla de avena (en copos, harina o troceada) con leche o agua, o una mezcla de ambas.

¿Cómo consumirlo?

Es un plato consiste en cocer un cereal (normalmente avena) con leche o agua. En un cazo se calienta la leche o el agua y posteriormente se le añade la avena y ee deja cocer unos minutos. Entonce se le añade el endulzante que más te guste y algo de fruta para que tenga más sabor. Suele servirse caliente en un cuenco o plato.

¿En qué momento del día?

El mejor momento del día, sin duda, es el desayuno. Como sabes, es la comida más importante. No sólo porque necesitas el café de por la mañana para no dormirte en el trabajo en las primeras horas del día, sino que también te beneficia activando tu metabolismo y evitando que te entre demasiada hambre a la hora de la comida. La avena es tu perfecto aliado para esto, ya que es un alimento que consigue que te encuentres saciado durante más tiempo.

¿Engorda?

Es verdad que contiene una gran cantidad de calorías. Pero la avena es una fuente de hidratos de carbono necesaria para llenarte de energía durante tu día.

Así que no te plantees que pueda afectar en tu línea. En realidad, está recomendada para el desayuno en la mayoría de las dietas.

¿Qué sabor tiene?

La clave está en los ingredientes con los que lo mezcles. Si te gusta el arroz con leche, estás de suerte. Sólo tienes que incorporar a la leche una rama de canela y unos trozos de piel de limón. Después lo endulzas y el sabor que conseguirás se asemejará mucho a un arroz con leche. Si no, también puedes añadirle fruta como plátano o frutos rojos para darle un sabor más intenso a tus gachas.

¡Vuelve sobre los alimentos que pensabas que estaban pasados de moda y renuévalos!