en Curiosidades, blogs..., viajes

Durante casi 6 meses tuve la inmensa suerte de vivir en Indonesia, para ser exactos en la isla de Bali. Compartí junto con mas de 3,5 millones de balineses una isla llena de encanto y cultura.

Bali es una de las islas más turísticas de toda Indonesia y también una de las más conocidas. Tiene una cultura muy arraigada de templos y ofrendas dentro de su religión, que es mayoritariamente hinduista. Durante mi estancia allí descubrí una nueva forma de vivir, de ver la vida y de disfrutar el momento.

Pero hoy os quería contar sobre todo cuál fue mi experiencia gastronómica y las 7 cosas que más me sorprendieron.

Campo arroz

Mujer indonesia trabajando en los arrozales

– Para empezar, hay que saber que el alimento más consumido en Indonesia es el arroz. Esto no es de extrañar si pensamos en los turísticos e impresionantes campos de arroz que inundan su geografía y sus paisajes. Pero este consumo es muy distinto al de la cultura occidental. Los indonesios comen arroz en cada comida. Ya sea para desayunar, comer o cenar. Siempre hay un buen cazo con arroz para acompañar cualquiera de los ingredientes como son el pollo, la soja o las verduras. Podría decirse que lo utilizan como nosotros comemos el pan en España. Indispensable en la mayoría de las casas españolas (por lo menos en la mía).

– Bali es una isla es la que puedes hacer una comida completa y llenarte por 3 euros, si sabes donde ir, claro. En la isla existen incontables locales llamados warungs en los cuales podrás encontrar mie goreng y nasi goreng. Estos nombres que suenan tan raro son los platos mas consumidos en Bali. En realidad el mie goreng se trata de unos fideos fritos con verduras, huevo frito y pollo; y el nasi goreng es lo mismo pero arroz en vez de tallarines. En uno de estos warungs puedes comer un plato de tallarines y un batido de fruta natural por solo 45.000 rupias. Que no te suene a mucho, ya que eso corresponde sólo 3 euros.

 

Plato de mie goreng. Tallarines con pollo, verduras y huevo.

– Otra de las cosas que me sorprendió es la enorme cantidad de restaurantes llevados y dirigidos por gente extranjera. Era sorprendente pero allí podías encontrarte una cantidad enorme de restaurantes franceses, japoneses o incluso españoles. De hecho uno de esos restaurantes españoles al que no puedes dejar de ir es El Kabron. Un restaurante que se sitúa al borde de un acantilado y que dispone tanto de piscina como de mesas para poder disfrutar en pleno Bali de una paella valenciana o una jarra de sangría.

– Hablando de batidos de frutas, éstos además de ser baratos, están buenísimos. El precio puede variar desde 1€ el batido hasta 3,5€ depende de dónde lo pidas.  Pero es muy recomendable, que siempre que haya posibilidad, te pidas uno de estos manjares líquidos para saciar la sed y disfrutar del sabor. En Bali las mejores frutas son el mango y la piña. Hay una cantidad enorme de mangos, y si eres un apasionado del mango como yo, no podrás resistirte. Los plátanos  y el agua de coco también son siempre una buena opción. Pero si de verdad tuviera que elegir mi favorito lo tengo claro. Es el de mango+naranja+zanahoria. Simplemente delicioso.

– De Indonesia procede un café muy especial. Se trata de un café que se fermenta con bacterias para  de un animal para conseguir la pulpa. Es el café típico indonesio Kopi Lukaw. Los granos son ingeridos por civetas, unos mamíferos parecidos a los gatos. Las enzimas digestivas del animal se encargan de degradar la cubierta, y a su vez , rompen las proteínas que le dan mal gusto. Cuando siguen su camino natural, los granos se separan del resto de los excrementos del animal y se procesan para hacer un café que se vende a 400€ el kilo y la taza cuesta unos 5 euros. Suena un poco asqueroso pero dicen de él que es el mejor café del mundo.

– Otra de las cosas sorprendentes en la isla es que cualquier moto puede albergar un puesto de comida ambulante. Si creías que para tener una tienda necesitas un espacio fijo, te equivocas. En Bali una de las cosas que más choca al turista es encontrarse puestos ambulantes  de comida en motos. Sobre ellas ponen un par de cestas o incluso a veces una especie de expositor y allí mismo te ofrecen distintos manjares. Te puedes encontrar pollo y pescado frito, arroz, sopas de verduras, platos con tofu y una larga variedad de alimentos listos para comer. La verdad es que este tipo de “comida motorizada” nunca he llegado a probarla por miedo a que las medidas de seguridad no fueran las adecuadas, o simplemente porque tengo la seguridad de que no las había.

– Por último solo quería mencionar una cosa que me impactó mucho. Se trata de el menú tan peculiar del MacDonals Indonesia. Una de las opciones junto a los nuggets de pollo y las hamburguesas es la opción de pedir una ración de arroz con pechugas de pollo. Parece increíble, pero es cierto, y encima no te cuesta más de 2 euros.

Captura de pantalla 2015-07-28 a las 12.20.42

Puesta de sol en Jimbarán, la hora perfecta para hacer surf

Por supuesto que no solo es su gastronomía lo que hace de Bali un lugar increíble en el que vivir o visitar, si no que hay que ir y ver sus puestas de sol, sus arrozales, su vida nocturna, el surf que se practica por todos los alrededores de la isla y el hinduismo que se respira por todas partes.

No se si estás pensando en viajar a Indonesia, pero te aseguro que cada rincón y cada lugar invitan a quedarse y te sorprenden sin parar.

 

 

    • ¿No te dan ganas ir para disfrutarlo tu misma? Está 100% recomendado

  1. Yo estuve el verano pasado. Mi novio es de Indonesia así que ya llevo probando de largo la comida y tengo que decir que me pareció bastante más sabrosa la que hacen en Java que en Bali. No sé por qué pero le falta sabor a la de Bali, quizá porque lo hacen para extranjeros y ponen poco picante y demás. El mejor sitio donde comí en Indonesia fue en Borneo y eso que estábamos en plena selva.
    De Bali no hay que perderse comer cerdo que es excelente y sobre todo los batidos de frutas que son brutales.

    Probad el soto (una sopa) con baso (especie de albóndigas), el sate (pinchos de cordero o pollo), los pescados.

    • Tengo que decir que mis casi 10 kilos que subí de peso en los 6 meses que estuve allí demuestran que la comida en cualquiera de las islas de Indonesia es rica y sabrosa. Es verdad es que en Bali es todo tan turístico que la calidad se pierde un poco pero igualmente merece la pena. Y comparto contigo el gusto por el sate. Estas brochetas de pollo o cordero eran siempre un plato con el que nunca fallabas en cualquier restaurante.

Los comentarios están cerrados.