en Uncategorized

Esta semana os traemos una receta de leche de almendras que nos trae Elka del blog Lala Kitchen, una de las blogueras “healthy” del momento. Solo necesitarás frutos secos, agua y una bolsa de filtrado.

Elka dice que su leche preferida era la de arroz, por su textura y su sabor. Hasta que un día se lanzó a hacer la leche de almendras en casa y fue entonces cuando cambió su visión radicalmente y no dejó de consumirla hasta ahora.

Captura de pantalla 2015-09-15 a las 9.55.05

¿Porqué no tiene rival? Porque es una leche hecha por uno mismo en casa, en 5 minutos y sin grandes complicaciones, porque no se cuece, así que mantiene todas las propiedades y beneficios que tiene la almendra para ofrecernos, porque no solo se digiere bien si no que además ayuda a proteger nuestra pared intestinal (debido a sus fibras solubles e indisolubles), porque ayuda a regular el nivel de colesterol, porque está repleta de vitaminas E, D y A y proteínas y calcio y nos ayuda, esta si que si, a prevenir y combatir la osteoporosis y porque además no tiene añadido nada que no le hayas puesto tu, porque encima es más barata que las vegetales en tetrabrick y porque al ser fresca es un alimento en toda potencia y para aquellos preocupados por las calorías, si, encima tiene menos calorías que la leche de vaca. ¿aún dudas?

Hoy os proponemos la receta básica, pero se le pueden añadir un sin fin de cosas ricas para hacer deliciosas variaciones … canela, vainilla, dátiles, azúcar de coco, nuez moscada, menta…

Hacer una leche de frutos secos es muy fácil y la misma fórmula vale para todas las variantes que queramos hacer. Sólo hay dos cosas que tenemos que tener en cuenta:

La activación de las semillas:Captura de pantalla 2015-09-15 a las 10.25.49

Todas las semillas crudas contienen antinutrientes que hacen que sean difíciles de digerir. Estos antinutrientes son una protección suya natural que está ahí para protegerlas de los depredadores hasta que no encuentran el entorno perfecto para germinar (humedad) Para retirar estos antinutrientes tenemos que hacerles un remojo de unas ocho horas. Este proceso se llama “activado de semillas” (en el blog  de Lala Kitchen tienes una explicación más amplia de lo que es). En el proceso de “activado” desaparecen los inhibidores enzimáticos. De esta manera son más fáciles de digerir. También se ablandan y son mas fáciles de triturar.

Cantidades:

Para hacer una leche vegetal la medida estándar de frutos secos o copos de avena es de una taza (250 ml) esto son unos 150 g de almendras, por ejemplo.

En cuanto a la cantidad de agua, depende de lo densa o clara que queramos nuestra leche. Una medida normal son unos 800 o 900 ml de agua por una taza de frutos secos. Sin embargo, podemos querer añadir sólo 500 ml de agua si queremos obtener una leche más cremosa.

Leche de Alendras

  • Cantidad: 900 ml
  • Tiempo: 8h remojo + 5 min acción
  • Utensilios necesarios: batidora + bolsa de filtrado

Ingredientes:

1 T – 150 g de almendras crudas, con piel
800 ml de agua filtrada o embotellada

Procedimiento:

Captura de pantalla 2015-09-29 a las 9.59.14

  1. Enjuaga un poco las almendras para quitarles el polvo natural de la piel.
  2. Ponlas  a remojo en agua embotalleda o filtrada para activarlas. El proceso de activación de las almendras es de unas unas ocho horas, así que es recomendable hacerlo por la noche o por la mañana.
  3. Pasado el tiempo de remojo escurre bien las almendras con un colador y enjuágalas muy bien de nuevo, para asegurarte de que quedan libres de antinutrientes (ácido fítico). Ponlas en el vaso de la batidora junto con el agua. Bate hasta que queden bien trituradas.
  4. Ten prepara la bolsa de filtrado dentro de un bol grande y vuelca el contenido de la batidora dentro.
  5. Estruja bien la leche dentro de la bolsa hasta quedarte solo con la pulpa dentro de ella.
  1. Pon la leche en una botella que te guste. Preferentemente de cristal y guárdala en la nevera hasta unos tres días.

Nota 1: la pulpa restante, ¡no la tires! úsala para hacer quesitos, enriquecer cremas vegetales o sécala y utilízala como harina para otras recetas.

Nota 2: si cuando la vas a utilizar observas que se ha separado y ha quedado un poso en el fondo y la pulpa arriba, ¡no te asustes! tan solo agítala. Esto sucede a veces y es algo normal con este tipo de leche.

Sabrás que se ha puesto mala cuando te sepa un poco agria.

¡Ponte manos a la obra y anímate con la la leche casera!

Fotos y texto de Lala Kitchen