en Productos, Recetas

Una amiga nuestra nos dio a conocer esta deliciosa tarta hace ya algún tiempo. Se trata de la calórica y deliciosa tarta de queso con dulce de leche y galletas. Suena bien eh..

IMG_4533

Te aseguro que solo con su presencia impresiona. Y en cuanto le das el primer bocado no quieres que se termine nunca.

Tres capas de diferentes texturas y sabores que de funden en la boca. Una primera capa dulce y espesa de crema de dulce de leche, después un esponjoso interior con sabor a queso y finalmente una base de galleta con un ligero toque a mantequilla.

Este pastel es muy fácil ya que no necesitas tener instrumentos de medir para ver la cantidad de los ingredientes que necesitas. Con tener el recipiente de un yogur servirá para que calcules el resto de los ingredientes.

Ingredientes:

– 1 yogur naturalIMG_4532
– Nata líquida, una medida de yogur
– Leche entera, una medida de yogur
– Harina, una medida de yogur
– Azúcar, una medida y media de yogur
– Levadura, un sobre
– Queso crema, 200 gramos
– Huevos, 4 grandes
– Un bote de dulce de leche

Base:

– 1 paquete de unas 25 galletas estilo maría
– 40 gramos de mantequilla

Elaboración paso a paso:

1 – Precalentamos el horno a 180 grados y engrasamos un molde con mantequilla.

2 – Machacamos las galletas y le añadimos la mantequilla a temperatura ambiente.

3 – Ponemos en la base del molde la mezcla de las galletas y la mantequilla hasta que se forme una capa homogénea.

4 – Mezclamos en un bol el queso en crema, los huevos, el azúcar, la harina y el yogur hasta conseguir una mezcla sin grumos.

5 – Ponemos la mezcla en el molde y lo metemos al horno durante 30 minutos.

6 – Pinchamos la tarta con un palillo para ver si está lista.

7 – Se saca del horno y se deja reposar hasta que se enfríe.

8 – Se reparte el dulce de leche por encima de la tarta. Este dulce de leche tiene que tener una textura bastante densa.

9 – Se mete en la nevera hasta que enfríe.

Espero que os salga perfecta y que podáis disfrutar de su sabor para impresionar a vuestros amigos en la próxima fiesta en casa.

Es una bomba calórica, pero una vez al año no hace daño.