en Nutrición, Salud

Captura de pantalla 2015-10-15 a las 10.19.21Después de este fin de semana en el que las calabazas han sido las protagonistas decorativas por excelencia, te proponemos algunas recetas para que puedas aprovechar este alimento tan nutritivo.

La calabaza es el fruto de la calabacera, de gran tamaño y forma redonda, de color amarillo o naranja, con muchas semillas en su interior. No solo existe un tipo, las hay con la piel más y menos dura. La que normalmente vemos en los supermercados es la que tiene un color anaranjado y la piel fácil de cortar.

Esta fruta no es Captura de pantalla 2015-10-15 a las 10.30.26solo rica por su pulpa, también tiene unas pipas con un sabor incomparable y muchísimas propiedades. Las pipas de calabaza las puedes encontrar tostadas o crudas y se pueden comer de ambas formas. Son mas grandes que las pipas de girasol y un poco más difíciles de pelar.

 

Recetas con calabaza

– Zumo de calabaza

Un zumo frío de calabaza es de lo más refrescante y además tiene sabor a otoño. Los ingredientes que necesitas son: puré de calabaza, leche de coco, agua, esencia de vainilla, hielo y especias (canela, nuez moscada y jengibre). ¡Prepararlo es facilísimo! Simplemente echas los ingredientes en la licuadora, los mezclas bien y lo sirves. ¡Listo para disfrutar!

– Calabaza gratinada

Para este plato tan apetecible hace falta un kilo de calabaza, leche, dos huevos, nuez moscada, sal y queso. Primero debes partir la calabaza en cubitos de similar tamaño y con un poco de sal, cocerla en agua en una olla. Mientras se cocina la calabaza bates los huevos y los mezclas con la leche. Ya cocida la calabaza le espolvoreas nuez moscada, le echas la leche y la cubres con queso rallado. Para finalizar, la pones en el horno a 220℃ hasta que se dore.

– Café de calabaza

Tal vez has visto esta popular bebida en alguna cafetería de tu ciudad, pero prefieres hacer tu propia en casa mejor que andar buscando en las calles la mezcla perfecta entre café y este rico fruto de otoño. Si es así, vas a necesitar puré de calabaza, leche, café, azúcar, y las especias que tu prefieras (lo típico es usar canela). Primero debes mezclar el puré con las especias y el azúcar. Calientas la leche la leche en una olla y le añades esta mezcla. Cuando lo tienes todo bien mezclado lo combinas con el café y la leche. Te lo sirves bien calientito en tu taza favorita, y si te apetece, le das un toque final con nata batida encima.

– Crema de calabaza y calabacín

Es uno de las cremas más suaves y simples de hacer. Necesitas un calabacín, medio kilo de calabaza y un poco de nata. Hay que hervir las verduras durante 15 minutos hasta que estén cocidas pero sin deshacerse. Después tienes que triturarlo  todo con una batidora, añadirle sal, y la nata. Es ideal para los días de frío y se hace en 20 minutos.

– Mermelada de calabaza

La mermelada de calabaza se elabora con un 65 % de calabaza y un 35 % de azúcar. Las puedes utilizar para rellenar o decorar tus recetas de dulces y también como acompañante de plCaptura de pantalla 2015-11-02 a las 11.02.49atos, principalmente de carne. Es ideal para para productos como el pato y el cordero y como aperitivo en una tostada con queso.  Su elaboración es muy sencilla solo tienes que cocer la calabaza con un poco de agua, el azúcar, zumo de limón y un toque de canela (a tu gusto). Pero si no te ves con ganas de prepararla te proponemos un producto perfecto. Es una mermelada de calabaza sin aditivos, natural y sin gluten.

– Calabaza asada

Si sólo buscas una receta simple porque te sobra calabaza y ya no sabes qué hacer con ella, ¡esta receta es perfecta! Lo único que necesitas es calabaza y azúcar. Debes partir la calabaza a lo ancho para que te salgan pedazos redondos de 3 a 4 centímetros de altura, asegurando que no queden semillas. Les espolvoreas azúcar al gusto (también puedes añadir un poco de canela), las colocas en una bandeja con papel de hornear, y las metes al horno a 160℃ hasta que se dore. ¡Listo para disfrutar!

Se creativo y dale mil usos a este vegetal tan versátil y colorido.