en Productos, Recetas

Esta es la pinta con la que quedó la tarta de Oreo. No requiere ni horno, ni ningún tipo de gelatina o cuajada, son solo 6 ingredientes. Queda con una textura muy jugosa y suave, perfecta para los que les guste el dulce por encima de todo.

Nadie se quedó sin probarla, os lo aseguro.

Captura de pantalla 2016-01-19 a las 12.31.34

 

Ingredientes:

– 200 gramos de queso de untar

– 200 gramos de nata para montar

– 2 tabletas de 125 gramos de chocolate blanco

– 2 cucharadas grandes de mantequilla blanda

– 4 paquetes de galletas oreo de unos 185 gramos cada uno.

–  1 cucharada pequeña de esencia de vainilla

Con esto ya lo tenemos todo. ¡A cocinar!

Paso 1: Triturar dos paquetes de galletas y añadirle dos cucharadas de mantequilla derretida.

Paso 2: Extender la mezcla en la base de un molde redondo, previamente engrasado, asegurándose de que quede bien prensado.

Paso 3: Mezclar 200 gramos de queso en crema, con 200 gramos de nata montada y dos tabletas de chocolate blanco previamente derretido. Además de le añade la cucharada de esencia de vainilla.

Paso 4:  Se mezcla todo con cuidado de que la nata no se baje. Cuando se consiga una masa homogénea se pone sobre la base de galletas formando una capa lisa.

Paso 5: Para terminar se parten un poco el resto de las galletas y se ponen por encima de la tarta.

Consejo. Para que esté en el punto perfecto, mejor si la dejas toda la noche en el refrigerador para que tenga la consistencia adecuada.

¡Es tan sencillo como parece y el resultado es increíble!