en Club de la Cerveza, Clubs Mumumío, Entrevistas

Este mes de febrero, nuestro Club de la Cerveza de Mumumío cuenta con la Imperial Porter de la cervecera Arriaca. Charlamos con Jesús León, el administrador de esta cervecera para que nos cuente alguna cosa más sobre ellos.

Copas_Llenas_2

Cuéntanos la historia de tu cerveza

La historia es todavía corta y estamos deseando escribir muchos más capítulos, pero realmente la comercialización de Arriaca comenzó en el verano de 2014. Aunque es poco tiempo, lo cierto es que las cosas han ido muy deprisa. De la fábrica ya salen seis variedades de cerveza (Rubia, Trigo, Centeno, IPA, Porter y Vikingathor, con Boris de Mesones), y no sólo a buena parte del territorio nacional, sino también más allá de nuestras fronteras. Por el camino ya hemos tenido el honor de obtener el Primer Premio en la Feria Thielmann de la Cerveza Artesana de Madrid (Craft Beer Madrid 2014); varias de nuestras cervezas han sido reconocidas con medallas como la de bronce en el Brussels Beer Challenge 2015 y otra de plata y dos de bronce en el World Beer Idol 2016 de Praga; y otros reconocimientos como el Premio Excelencia 2015 de CEOE-Cepyme o el de Empresa del Año para la Asociación de la Prensa de Guadalajara. También hemos sumado esfuerzos en la creación, junto a otros compañeros de fatigas, de la AECAI, la Asociación Española de Cerveceros Artesanales Independientes, y hemos tomado parte de los cursos de especialización de cerveza artesana que imparte la Universidad de Alicante. Y continuamos trabajando en nuevos proyectos que, esperemos, sigan dando mucho de qué hablar…

grifos_arriaca

¿Quiénes estáis detrás del proyecto?

Realmente hay muchas personas detrás de este proyecto. Entre ellas hay que contar a nuestras sufridas familias, a las que tantas horas hemos robado en los últimos tiempos para poner en marcha este proyecto. Pero como fundadores y promotores, somos cuatro: mis hermanos Pedro Luis y Roberto; José Ángel Santiago, cervecero, y yo mismo, Jesús León. Todos yunqueranos, es decir, de Yunquera de Henares, en la provincia de Guadalajara. Y es en esta misma localidad, en plena campiña guadalajareña, donde hemos querido desarrollar el proyecto de Arriaca, cuyo nombre hace referencia al antiguo asentamiento celtíbero que se dio en estas tierras. Y es que la cerveza artesana no se entiende sin un fuerte vínculo a lo más cercano…

Grupo_5_N

¿Cómo llegasteis al mundo de la cerveza artesanal?

Seguramente de forma muy similar a la que han experimentado muchas otras microcervecerías. El germen hay que buscarlo, años atrás, en aquellas horas de ocio de un grupo de amigos produciendo cervezas artesanas, caseras. Cocción tras cocción, mejora tras mejora, un concurso que valoraba producciones, precisamente, caseras, de todo el territorio nacional posibilitó el acercamiento al sector profesional del cratf beer. De ahí, con planificación y gestión de por medio, ese sueño desembocó en la puesta en marcha de nuestra fábrica de Yunquera de Henares. Y así hasta hoy.

sala-catas-arriaca

Descríbenos el proceso de fabricación de vuestra cerveza y las instalaciones con las que contáis ¿De dónde vienen vuestras materias primas?

Hay una premisa clara: respeto absoluto por el proceso original con el que se producía, hace ya siglos, la cerveza. Sin añadidos. Sin artificios. Mimo, cuidado y paciencia son las claves. Los tiempos los marca la cerveza, no nosotros. En cuanto al proceso en sí, pues es el habitual a la hora de fabricar cerveza: desde la molienda, pasando por el macerado, extracción del mosto, cocción, centrifugado, enfriado, fermentación, maduración y así hasta llegar al envasado y consumo final. Sobre las materias primas, y aunque estamos en una zona de excelente producción cerealista, algunas de ellas son de necesaria importación. Por ejemplo, en cuanto al lúpulo, y como ya conoceréis, en España solamente se cultiva en la zona de León y en su gran mayoría de una sola variedad. Y a la hora de producir nuestras cervezas usamos más, muchos más, de distinta procedencia. Por suerte, las microcervecerías estamos provocando un cambio profundo en el sector de materias primas que hará que en pocas temporadas podamos contar con muchas más variedades de maltas y lúpulos nacionales. En cuanto a la fábrica, contamos con unas instalaciones de 1.300 m2, un equipo de elaboración de 30 hl y una capacidad de fermentación simultánea de 360 hl. Todo el sistema, tanto de fermentación como de envasado, es isobárico, lo que significa que no refermentamos en botella, sino que carbonatamos con el CO2 generado en la fermentación primaria y que mantenemos disuelto en la cerveza durante todo el proceso.

porter_arriaca_3

¿Qué hace diferente a vuestra cerveza? Características

Bueno, ya sabemos que, como tantas y tantas cosas, todo queda en el plano de lo subjetivo. Cada cerveza es diferente y particular del resto. En nuestro entorno tenemos una gran ventaja: la calidad del agua del río Sorbe. Es un líquido de alta calidad cuyas características nos permiten fabricar las Arriacas que queremos, es decir, cervezas que, con independencia del cuerpo, del color o del grado alcohólico, son amables, tranquilas, equilibradas, estables y muy fáciles de beber.

¿Cuál es tu momento preferido para disfrutar de tu cerveza?Recomendaciones para degustarlas y maridarlas

Ahí me voy a mojar, pero sólo a medias. Y sólo a medias porque, precisamente, lo que deseamos con nuestra variedad de cervezas artesanas, y las del resto del mercado, es que cada uno elija su cerveza para su momento particular. Si a mí me puede encantar tomar un par de Rubias de vermú con amigos; si me encanta disfrutar de un buen asado con una IPA; o si me gusta regar un postre de chocolate junto a una Porter,… ¿por qué no te va a gustar también a ti? O a él; o a ella… Nos encanta la variedad. Una variedad que permite un amplísimo maridaje. Nos han vendido durante muchos años que sólo hay un tipo de cerveza; que siempre tiene que ser la misma. Y es justo lo contrario. Por eso, desde Arriaca también queremos aportar nuestro granito de arena para volver a poner en valor a un producto que nunca lo debería de haber perdido.