en Diario

La historia de un zumo de limón que vino de la India

  • La receta del zumo de limón con jengibre la trajo Ernesto Miralta de un viaje a la India
  • La primera Linda se vendió en Bilbao
  • Linda produce más de 300.000 botellitas al año

Ernesto Miralta se fue a la India, ¿y qué encontró? Un zumo de limón con jengibre que le quitó el sentido. Estaba allí colaborando con una ONG y cada tarde las monjas que la llevaban hacían este zumo para todos. Refrescante, revitalizante… maravilloso. Ese sabor se lo llevó Ernesto y es uno de los recuerdos más vivos que guarda en su memoria. La India quedó para él unida al limón con jengibre de por vida.

zumos linda - linda limon - ernesto - mumumio

 

Volvió a casa, a su realidad pero Linda Limón aún tardó cinco años en nacer. Eso sí, se trajo la receta y sus amigos y familia la disfrutaron durante meses e incluso alguno también la copió para si. Muchas reuniones de amigos y familiares después y tras montones de elogios a la bebida estrella, Ernesto empezó a acariciar la idea de comercializar el zumo y se la contó a su primo, Quique Llaudet.

Así surgió Linda Limón

Vieron que en el mercado había muchos zumos y bebidas refrescantes pero todos de sabores muy clásicos, con mucha azúcar y algunos con gas. Vieron también que, a pesar de haber muchos, todos eran de unos pocos gigantes multinacionales. Tenían que encontrar su hueco.  

Los zumos son más de mañana y los refrescos más de tarde-noche. Linda Limón sería para cualquier momento. Nada de sabores planos, nada de gas y nada de azúcar. Empezaron a pensar en su zumo basándose en estas premisas y crearon el refresco natural que hoy conocemos: con jengibre, con stevia y 100% natural, sin conservantes ni colorantes.  

Lo mismo que la receta final, el nombre de Linda no surgió de la mañana a la noche. Querían una palabra latina porque la base de sus zumos iba a ser siempre una fruta española con una especia o hierba interesante. Querían mantener su vínculo con su país y con el mediterráneo. A la vez querían que fuera un nombre fácil de pronunciar en todos los idiomas para poder crecer en un futuro fuera de España. Dándole vueltas y más vueltas surgió “Linda”, bien conocida aquí y en todas las partes del mundo. De hecho, una de las primeras palabras que aprenden los extranjeros cuando hablan castellano.  

limon-cuadrado - linda limón - zumos ocn estevia - zumos sin azucar - mumumio

Un formato diferente

El nombre marcó el camino a seguir. Todo debía ser “lindo”: el producto bonito que te cuida por dentro. De ahí el diseño de la botella y de ahí el 100% natural del refresco.

La botella, de cristal y de 250 ml, fue una estrategia para diferenciarse de los gigantes de los refrescos. La materia prima y la manera de producir Linda LImón hacían que les fuera imposible competir con ellos en precio. Un zumo hecho con productos de calidad, de un sabor diferente y envasado en vidrio.

El vidrio dice mucho de Linda, algo que una botella de plástico no podría decir. Dice Ernesto: “Linda es 100% natural y esto no acaba en que el producto sea saludable y natural. Queremos que el proceso sea también respetuoso con el entorno. El vidrio es más ecológico que el plástico; de hecho, la tasa de reciclaje del vidrio supera el 70% y es un proceso mucho más sencillo”.

Estamos pensando en formatos más grandes, siempre manteniendo la esencia de Linda con su estética retro y para cualquier momento del día, pero por ahora es más una idea en nuestras cabezas que un plan”, apunta Ernesto.

La primera botella la vendieron en Bilbao

Tardaron 7 meses en tener el refresco natural listo para vender. Ernesto, que de los dos fue el que se dedicó al cien por cien a Linda, se recorrió Madrid entero botella en mano buscando sitios donde venderla. Casualidades de la vida no fue en Madrid sino en Bilbao donde vendieron su primera Linda. Fue en La Camelia, un bar vegano.

Poco a poco Linda ha ido conquistando Madrid; es fácil ir por el centro y que te ofrezcan en un bar una Linda o verla en un escaparate. También ha tomado ventaja en Barcelona.

Ampliando la familia

Después del limón con jengibre llegaron la mandarina con romero y la pera con pimienta de Sichuán.

El 70% del consumo de zumo en España es de naranja. Luego están los zumos de melocotón, piña y manzana. Como no iba a ser de otra manera, Linda apostó una vez más por ser diferente. No dudaron ni un instante al elegir la mandarina y la pera como sus siguientes sabores. “Queremos ser especiales, no vamos a cambiar. Está claro que nos va cuesta más vender nuestras ideas pero creemos en la coherencia”, dice Ernesto.

Mientras que las frutas que eligieron las tuvieron más que claras, el maridaje fue otro cantar. El jengibre del limón ya venía con la receta original (a la que quitaron todo el azúcar para cambiarla por la stevia). Sin embargo, con la pera querían haber hecho un refresco picante. Probaron con muchas pimientas y otras especias pero no daban con el sabor. “Por el camino nos encontramos con la pimienta de Sichuan, que ni siquiera es una pimienta. Se llama así pero viene de un arbusto más parecido a un limonero. Le dicen pimienta porque si tomas mucha se te adormece la lengua pero no tiene nada que ver. Nos gustó desde el principio: era original, se usaba mucho en la cocina asiática y cada vez más aquí, en España. Claro que queríamos un zumo picante y dimos con un refresco de pera dulce y muy aromatizado. Eso sí, estaba buenísimo”, dice Ernesto.

linda limon - refrescos con estevia - refrescos sin azucar - mumumio - pera con pimienta de sichuan

Para la mandarina buscaban un maridaje mediterráneo. Probaron primero con la cúrcuma pero enseguida se dieron cuenta de que su compañero ideal era el romero. Nada más mediterráneo.

LINDA-MANDARINA - ZUMO NATURAL - ZUMO CON ESTEVIA - REFRESCO CON ESTEVIA - MUMUMIO - LINDA LIMON

Además de su carácter mediterráneo, todos los Zumos Linda tienen en común que no llevan azúcar, sino stevia. La diferencia entre el azúcar y la stevia, es que ésta no tiene calorías, carbohidratos ni aumenta los niveles de azúcar en sangre. Muchos dicen que es el sustituto natural del azúcar aunque el sabor es bastante diferente y hay que acostumbrarse a él. La stevia tiene un sabor anisado y no siempre sabe igual; a veces puede dejarse notar al combinarse con algunos alimentos.

Linda Limón está ahora en un momento muy dulce en el que están recogiendo todo lo que han sembrado estos años. Además, están expandiéndose a marchas forzadas. De hecho, ya están produciendo más de 300.000 botellitas al año.