en Entrevistas

Cultiva tu propia comida en casa

  • Los kits Seed Box se pueden plantar y cultivar en cualquier época del año
  • Si dejas crecer una lechuga libremente puede alcanzar el medio metro y echar flor
  • Haz abono con los desechos de tu cocina para tus plantas

 

¿Quién es Carlos Llevat?

Carlos Llevat es el hombre que ha hecho que puedas iniciarte en el cultivo de una manera fácil. Carlos, ingeniero y experto en ecología, tenía una idea clara en la cabeza: dedicarse a la innovación y la ecología. Tuvo varias intentonas, como buen emprendedor: lo primero que desarrolló fueron unas mesas de cultivo autónomas que generaban su propio microclima y se podrían controlar a través de domótica. Se adelantó a su tiempo; el mercado no estaba preparado para tanta modernidad.

Siguió dándole vueltas y observando y se dio cuenta de que las personas que querían iniciarse en el cultivo necesitaban un producto pequeño, económico y que tuviera todos los elementos necesarios para tener una primera experiencia como “agricultor”. Iba a crear el Fisher Price de la agricultura. Quería ponérselo lo más fácil posible, que hasta lo pudieran hacer en casa. Así nacieron los kits de Seed Box para cultivar en cualquier momento del año.

captura-de-pantalla-2016-10-14-a-las-12-16-41

Seed Box es un kit de iniciación para que las personas interesadas en comprar productos ecológicos o de producción local puedan tener su propio huerto de una manera sencilla. Carlos quiere fomentar el autoconsumo y la agricultura ecológica: “es un huerto urbano y de pequeñas dimensiones para todos los públicos, con el que puedes cultivar tus alimentos en cualquier lugar de la casa, interior o exterior y en todas las estaciones”.

Utiliza tu casa como invernadero

Olvídate de tu karma para las flores que te regalaron el año pasado y se murieron en un mes. No hace falta que busques ni un pedacito de tierra para cultivar tus plantas. Si quieres iniciarte como agricultor urbano, puedes empezar en casa con Seed Box y sus kits.

La casa, al ser un espacio cerrado, haría las veces de invernadero. Puedes plantar las semillas del kit en cualquier momento del año y seguir los consejos que te pone en las instrucciones como, por ejemplo, a mitad del tiempo de cultivo de cada planta, buscar un lugar soleado para ponerla para que se desarrolle bien. Con ponerla detrás de una ventana, valdría.

captura-de-pantalla-2016-10-14-a-las-12-17-55

Lo que manda en el cultivo es la temperatura. Por eso, si cultivas en el exterior tienes que respetar los tiempos de siembra y recolección. En un invernadero y en tu casa, la temperatura es constante, por eso puedes cultivar en cualquier momento del año. Luego hay otros factores que tienes que tener en cuenta: el agua, los nutrientes que se ponen en la tierra y la luz.

Elige qué quieres cultivar

Tienes tomates, pimientos de padrón, rabanitos, perejil… Hay diferentes variedades en función de la hortaliza y de la planta que quieras, así como del uso y el consumo que vayas a hacer de ella.

captura-de-pantalla-2016-10-14-a-las-12-18-53

Son semillas de calidad de productores locales y desde Seed Box ya están trabajando en una colección de semillas autóctonas para recuperar los sabores de siempre. Por ahora, han empezado con bulbos y semillas de calçots, muy típicos de Cataluña. Habrá que esperar un poco más para ver si podemos cultivar otras especies autóctonas.

El kit que más venden es el especiero que lleva semillas de albahaca, perejil, orégano y cilantro. Este especiero lo puedes tener en la cocina e ir arrancando hojitas a las plantas según las vayas necesitando para cocinar.

captura-de-pantalla-2016-10-14-a-las-12-20-12

Manos a la obra

Lo primero es seguir las instrucciones para montar el kit y plantar las semillas. Es muy fácil. El primer objetivo es conseguir que las semillas germinen y crezca la planta. Algunos dirán: “y que saque flor”. Pues no, si lo que queremos son plantas para comerlas, lo último que queremos es que saque flor.

seed-box-huertos-urbanos-carlos-llevat-ecohortum-mumumio

Un ejemplo: las lechugas. Nunca lo dirías, pero las lechugas, si las dejas, pueden crecer hasta medio metro y entonces una de las ramas crecerá hasta echar unas flores en lo alto. Increíble, ¿verdad? Estamos acostumbrados a ver las lechugas pequeñitas y todas iguales que nunca nos imaginaríamos una de medio metro y con flores. Lo mismo pasa con la menta, que también echa florecilla blanca si la dejamos.

Para que no echen flor pero que dure la planta, es ir quitando las hojas más grandes para consumir pero nunca tantas como para matarla. De la lechuga se quitarían, sin arrancarla, las horas de fuera, del perejil las hojas más grandes… y así seguirán creciendo y te durarán más tiempo vivas.

Cuándo puedo empezar a comerlas

Hay hortalizas de ciclo corto y de ciclo largo. La lechuga, siguiendo con el ejemplo, es de ciclo corto. Esto quiere decir que a partir de los dos meses desde que la plantas, ya podrías ir arrancando hojas de la lechuga. Si lo que quieres es comerla entera de golpe, entonces tienes que esperar unos tres meses para poder hacerlo. Esto depende también de la luz que le de y la riqueza de la tierra, así que atento cada día, ¡no te puedes despistar!

Qué abonos puedo utilizar

Las plantas se alimentan de macronutrientes y micronutrientes (nitrogeno, cobre, zinc, potasio, hierro… todo lo que encontrarían en la tierra si estuvieran plantadas en el exterior), lo mismo que nosotros. Estos elementos se los podemos proporcionar a través de orgánicos (de origen animal animales) o de vegetales. En realidad, la planta no diferencia si es de animal o vegetal. Si lo que necesita la planta es potasio, le da lo mismo de dónde venga.

Normalmente los abonos vegetales que utilizamos son extracciones minerales hechas por el hombre. Es igual de válido que el orgánico pero no conviene abusar de los nutrientes minerales porque se puede llegar a dañar el suelo. Dañarlo puede significar desde que sea un suelo menos fértil o yermo hasta que se contamine el suelo.

En caso de que reutilizaras el kit o te decidieras a plantar en una huerta, podrías hacer el abono tú mismo por ejemplo con posos de café o con cualquier residuo vegetal o animal. Con los vegetales es más fácil. Puedes coger todos los residuos vegetales de la cocina, cortarlos en trozos y dejarlos un mes en un recipiente. Una vez pasado ese tiempo, el compostaje estaría hecho y ya se habría formado el abono que dará nutrientes a las plantas.

En una maceta o en un kit, deberías echar algo de abono cada mes para que la planta saliera vigorosa. Si te lanzaras a una huerta, hay otros tiempos porque la tierra contiene muchos elementos que las plantas aprovechan.

plantar-en-casa-huertos-urbanos-seed-box-ecohortum-carlos-llevat-mumumio

Preguntas que te pueden surgir

¿Si pongo mi Seed Box en la terraza, le afectará la contaminación de mi ciudad o los gases de los coches? No, simplemente lava bien todo lo que te vayas a comer, como haces con cualquier comida que compras.

¿Puedo reutilizar mi Seed Box? Los kits, con las semillas que vienen, podrían usarse durante dos o tres años pero habría que ir añadiendo nutrientes exteriores ya que los que se incluyen en el kit dan para un par de cosechas.

¿Cuánto dura un kit sin plantarse? Dura lo que quieras. En principio, las semillas no tienen caducidad. Es verdad que pierden pueden perder el poder de la germinación pero esto pasa a partir de los seis años. Entonces, si las plantas después de ese tiempo, podría no salir planta. De todas maneras, si las condiciones son buenas y las semillas se han mantenido bien, se podrían llegar a plantar semillas con 1000 años. De hecho, en Noruega hay un bunker donde se guardan todas las semillas del mundo con el fin de preservar todas las especies vegetales.

¿No es necesario echar ningún producto para plagas o bichos? Normalmente los Seed Box se tienen dentro de casa pero si lo tuvieras fuera, tendrías que utilizar lo mismo que para el resto de plantas que tengas en ese lugar. Estamos trabajando en un botiquín con todo lo necesario para cuidar las plantas con productos ecológicos (insecticidas, abono,etc).