en Club de la Cerveza, Clubs Mumumío

club-cerveza-noviembre

Es verdad, hace frío. Pero una cerveza es mucho más que una terracita con calor. Una cerveza es sinónimo de quedada de colegas, de reunión familiar, de tu momento mientras cocinas… Dime cuáles son tus mejores recuerdos y luego dime cuál era la cerveza que los acompañaba.

Te presento la nueva selección del Club de la Cerveza de noviembre:

* Madrí Pils

Madrí es una cerveza artesanal elaborada con amor y chulería. El uso de 100% malta de cebada española tipo Pilsner, hace de Madrí una cerveza rubia, ligera, con notas afrutadas y ligero amargor final. #madrímola. Perfecta para acompañar carnes blancas asadas, embutidos finos, ahumados, quesos brie, camembert y gouda suave.
Color: dorado. Grado alcohólico: 5,4% Consumir entre 4 y 6o C

* Burro Sancho rubia

Estilo Cervecero: BLOND ALE. 5,0% Vol.
El burro de Sancho deseaba convertir en cerveza toda la cebada que encontraba a su paso. En honor a este deseo se crea nuestra cerveza.
Cerveza Burro de Sancho nace bajo la idea de elaborar un producto que mantuviera la esencia de las primeras elaboraciones realizadas de forma artesanal, consiguiendo un auténtico sabor y aroma castellano, compuesta de 100% malta de cebada y además, utilizando materias primas de nuestra tierra castellana.
Nota de cata: Burro de Sancho Rubia es una cerveza artesanal muy aromática, rubia y ligera.
Su fermentación en altas temperaturas le otorgan un inconfundible sabor y aroma a frutas, con un amargor refrescante y floral.
Ideal para maridar con carnes ligeras, pescados y mariscos.

* Bizarra Tostada

Bizarra tostada tiene un aspecto velado, de color caoba oscuro intenso. La espuma, de burbuja fina y persistencia es de color crema. En nariz se notan intensamente tonos maltosos dulzones típicamente encontrados en cervezas belgas y con un fondo tostado que recuerda a galleta caramelizada. No notamos presencia de lúpulo. En boca la entrada es ligera y sedosa, en el paso en boca se intensifica el sabor, aportando notas dulces a caramelo. El amargor, casi imperceptible es el justo para proporcionar una alta bebilidad a la cerveza sin robar protagonismo a la malta. El final en boca es ligero y refrescante a pesar de la untuosidad de la cerveza gracias al punto justo de acidez, lo que hace especialmente destacable el equilibrio conseguido como cerveza dulce. Su maridaje ideal son carnes guisadas, legumbres y postres con chocolate.

Color: caoba oscuro intenso Grado alcohólico: 6,2% Consumir entre 4 y 6o C