en Entrevistas

Iñaki Mielgo, biólogo e investigador, fue el creador de Resetea. Luego, poco a poco, se unieron Beltrán (informático), Luis (diseñador gráfico) y Cristian (licenciado en ADE), sus amigos de toda la vida. Lo que empezó como un proyecto de investigación en la Universidad de Santiago ha acabado siendo su proyecto de vida. De hecho, es su modo de vida. Imaginaron un mundo en el que las cosas que tiramos, se reutilizaran hasta reducir considerablemente la cantidad de residuos. Así nació Resetea: del optimismo y las ganas de hacer un mundo mejor.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En 2011, Iñaki empezó a interesarse por el cultivo de hongos y ahí fue cuando empezó a gestarse Resetea. Ese mismo año recibió el premio como mejor proyecto empresarial innovador otorgado por la Universidad de Santiago de Compostela. En 2013 fue cuando Resetea empezó a funcionar como empresa.

Además de ese premio, Resetea ha recibido numerosos reconocimientos como “Proyecto seleccionado para la fase de academia de la edición 2015 del programa de aceleración de empresas de Viagalicia” o el “Proyecto galardonado en los Premios R 2015 a iniciativas innovadoras en reciclaje y sostenibilidad de Ecoembes”.

Los inicios fueron tan caseros como apasionantes para Iñaki. Su investigación acerca de la reutilización de los posos del café le fue atrapando hasta que creó un kit de cultivo casero de setas utilizando posos de café. Participó en tantas ferias como pudo y, cuando vio que el producto tenía tirón, se lanzó y montó Resetea, una aventura en la que embarcó a parte de su cuadrilla.

La segunda vida de los residuos

Así define Resetea Iñaki: “para nosotros los residuos no existen. Creemos que se les puede dar una segunda vida, un segundo valor no sólo en alimentación sino en todas las áreas de la vida. Nosotros creemos en la sostenibilidad y la innovación siempre a partir de la utilización de residuos. El objetivo de nuestra empresa es el de demostrar a la sociedad que los residuos no tienen por que se tratados como tales, si no que se pueden emplear como materia prima para conseguir nuevos productos”.

El cuartel general lo tienen en Vigo, donde tienen dos empleados más y van creciendo a pasos agigantados. “La idea es no limitarnos sólo a los posos del café y las setas sino crear nuevos productos, buscar nuevas líneas en las que innovar y ver cómo aprovechar al máximo los residuos que genera el hombre. Somos fieles seguidores del movimiento Economía Azul”, nos cuenta Iñaki. Este movimiento está basado en el libro The Blue Economy de Gunter Pauli, que propone crear un nuevo sistema económico basado en el respeto de la naturaleza.

Los posos de café son un excelente sustrato debido a la enorme cantidad de nutrientes que posee. La seta ostra, así como otras variedades, crecen sobre materia orgánica en descomposición, por eso se adaptan muy bien a este tipo de sustrato“, dice Iñaki, “además, es un residuo muy habitual en nuestra sociedad, que ocupa muchísimo espacio en los vertederos“.

resetea

De hecho, el café es el segundo cultivo mas extenso del mundo y el 99% del residuo acaba en vertederos generando gas metano en su proceso de descomposición y favoreciendo el denominado efecto invernadero.

Cultivar setas en casa es muy fácil

El kit de autocultivo es muy fácil de utilizar; solamente hay que retirar el frontal de la caja, hacer un corte en forma de cruz en la bolsa con el micelio y sumergirla en agua 24 horas. Pasado ese tiempo hay que escurrir el exceso de agua y volver a meter la bolsa en la caja. Luego ya sólo hay que pulverizar agua sobre el sustrato dos o tres veces al día, el objetivo es mantener la humedad que tanto le gusta a las setas. En cosa de quince días ya sale la primera cosecha primera cosecha“, dice Iñaki.

La seta ostra, la que se puede cultivar con este kit, es la seta más vendida en España junto con el champiñón. “Estas setas, cuando las cultivas con el kit, salen más compactas y sueltan menos agua y esto las hace mucho más sabrosas“.

instrucciones-resetea

De un mismo kit salen una media de tres cosechas, una cada 15 días más o menos, pero se recomienda dejar descansar el kit unos 7-10 días entre una y otra cosecha. Lo bueno de este kit es que puede colocarse dentro de casa, siempre que tenga luz suficiente. “Hay que buscar un sitio en el que sea factible leer el periódico con la luz natural y esa luz será suficiente para las setas“, comenta Iñaki.

La temporada de setas en la naturaleza va desde finales de septiembre a principios de diciembre pero a los kits no les afecta la estacionalidad porque se crían en casa, ajenas a la climatología. Podrás tener setas en cualquier momento del año.

Cierra el círculo

Cuando dejan de salir setas del sustrato y de los posos del café del kit, lo que queda son nutrientes que se pueden utilizar como abono. Por eso creamos un kit de plantas aromáticas”, nos cuenta Iñaki, “la idea es trasplantar las aromáticas a una maceta e utilizar el residuo de las setas como abono para cerrar el círculo y aprovechar todo“.

aromaticas

Cerveza y setas, un matrimonio con premio

Iñaki y su equipo ya han empezado a innovar. Han creado Edulis, la primera cerveza silvestre, que nace de la colaboración entre Resetea y Vacaloura Brew Co., una cervecera gallega. Este proyecto ha sido finalista de los Premios Emprendedor XXI 2016 de La Caixa.

edulis

En la actualidad estamos investigando con nuevos residuos que nada tienen que ver con el café para conseguir desarrollar nuevos proyectos con un elevado componente de sostenibilidad. Otro objetivo es dotar a nuestra empresa de valor social y en estos momentos estamos buscando la forma de llevarlo a cabo. Esperamos pronto poner en marcha estas nuevas ideas que pretenden crear un mundo más lógico y más amable“.

De hecho, Resetea ya colabora con el Proyecto Boletus, con el objetivo de motivar adolescentes y jóvenes en riesgo de abandono escolar a través del fomento de los hábitos per-laborales. Los adolescentes aprender a cultivar la seta ostra y la shiitake, hacen sus prácticas y luego comercializan los productos. Todos los beneficios generados por la venta de estos productos se utilizan par financiar los desayunos diarios de los alumnos del proyecto.

Grandes objetivos para el 2017. Tienen mucho camino recorrido y lo bueno es que aún les queda mucho por delante.