en Entrevistas, Productos ecológicos, Uncategorized

Nos gusta conocer todo sobre nuestros productores y también compartirlo contigo, para que sepas la historia que hay detrás de todo lo que consumes. Por eso hoy os presentamos a Aceites Oleomile después de entrevistarnos con Lola para que nos contara con detalle todo lo que hay detrás de este aceite y de esta empresa familiar.  ¡Allá vamos!

¿Realmente son los aceites más caros del mundo?

Es realidad 100%, no se trata e ninguna estrategia de marketing, sino que se debe a la longevidad que estos olivos tienen de 1000 y 2000 años. Se remontan a la época de los romanos.

Son espectaculares e inmensos y forman parte del patrimonio nacional aunque sean de nuestra propiedad, de Oleomile. La propia Comunidad Valenciana los tiene protegidos y además cada olivo posee un chip debido a que hace unos 6-7 años, aquellos olivos que no daban cosecha o eran viejos se vendían, ya que como ornamento resultaba muy fácil su venta y sacar beneficio de ahí, llegando a conseguir hasta 3 millones. Algunos incluso los quitaron para replantar la zona con otras especies.

Se trata de una zona exclusiva, ya que es la única que cultiva, produce y tienen esta especie conocida como “Farga”. En Egipto y Grecia hay constancia de alguna especie de este olivo, pero la cifra es poco significativa con respecto a la española y además no producen olivas a diferencia de estos.

 

¿Cómo es un olivo de estas características y como se extrae la oliva?

El perímetro del árbol es de 8 metros y exige una recogida manual sin máquinas al estar protegidos. Que la recogida no sea industrial es algo muy importante también para la vida y calidad del olivo, ya que si se recogiesen las olivas con maquinaria industrial, esta, produciría vibración en la tierra y como consecuencia en los troncos y esto afectaría al árbol. Por eso, se extrae el fruto en pequeñas cantidades y a mano, algo que los diferencia entre otras muchas cosas a la extracción de las olivas en una finca de olivos cualquiera ya que el proceso no sería para nada igual.

Estamos por tanto ante un proceso cuidado y laborioso desde el principio hasta el final y esto justifica en buena parte su precio final. En enero por ejemplo, cuando la aceituna está verde y morada, hay mas agua que aceite en su interior y esto supone que a la hora de hacer aceite, el olor y el sabor es inferior a cuando la aceituna está madura. La calidad cuando se extrae se comprueba que sea máxima estando la aceituna madura, y se hace una sola recogida y se lleva a la almazara para hacer el aceite en unas 2 o 3 horas.

Hablamos de almazaras, pero… ¿qué son?

La almazara es el lugar, molino o industria donde se obtiene el aceite a partir de la oliva o aceituna. En Oleomile la almazara fue de nuestra propiedad antiguamente pero a día de hoy ya no, ya que la hemos vendido. En el pueblo tenemos una que es privada y lo hacemos desde allí. Los procesos están muy controlados y la extracción se hace en frío o a temperatura ambiente y mi marido es quien supervisa todo.

Un poco de historia y tradición familiar

El aceite y los olivos han estado presentes en la familia toda la vida. Mis yernos eran productores de aceite y de vino, unos trabajadores expertos del campo que les fueron inculcando estos conocimientos. Esto, combinado con la experiencia en el mundo de los negocios hizo posible la existencia de Oleomile a día de hoy. Yo era fisioterapeuta anteriormente y mi marido José Vergé trabajó en Siemens hasta julio del año pasado.

Actualmente vivimos en Madrid, donde se encuentra la envasadora, pero nuestra familia del pueblo es quien se ocupa de las tierras y de vigilar que todo marche a la perfección, aunque nosotros mismos viajamos varias veces al mes para supervisar que todo está perfecto.

Nos casamos y tenemos una hija, Magra Vergé. Es una enamorada del aceite y una abanderada de la marca involucrada al 100%. Juega al golf de maravilla y al mismo tiempo lleva la web, las redes sociales e incluso en cursos, eventos y presentaciones hace de azafata con alguna amiga para ayudar. Juega con la ventaja de haber vivido en Estados Unidos y sabe desenvolverse a la perfección con el inglés y llevar gestiones internacionales, aprovechando también que estudia negocios internacionales.

José Vergé es mi marido y está continuamente viajando por negocios de un lado para otro. Reconoce no tener hobbies y ahora que está prejubilado esto le mueve y le da la vida que otras actividades no le dan haciendo de su trabajo un hobbie.

Hasta llegar a lo que somos hoy, pasamos por varias fases. Primero, nos dedicamos a cultivar los olivos para consumo propio y familiar. En esta fase no éramos tan selectivos como ahora, no había controles ya que era para uso propio. El negocio vino después, hace 6 años, cuando un verano decidimos empezar a hacer aceite, fruto de la experiencia y la pasión por el trabajo que hacemos.

Empezamos a informarnos sobre el proceso de forma más profesional, a separar las variedades de oliva, a buscar expertos que nos asesoraran y nos enseñaran a perfeccionar la técnica y los conocimientos con cursos como de cata por ejemplo. El propio “Señor Botas” nos dio un curso en la cámara de comercio. Para los que no lo conozcáis es un dios en las catas de aceite.

Cuando emprendimos el negocio, lo enfocamos como algo único en el mundo con esa calidad, con ese diseño y presentación. Consecuencia de esto, obtuvimos el premio “Olipremium” por el diseño que tiene la botella de 2000 años.

¿Cómo es el aceite y como se presenta?

Cada botella milenaria tiene su propia numeración y dice cuantas se producen al año e incluyen la firma de mi marido. Es un aceite presentado como un buen vino o coñac, pero con el handicap de que el aceite hay que consumirlo cuanto antes para que no pierda sus características en la boca y en la nariz.

El diseño y las cantidades que comercializamos marcan la diferencia y le dan ese carácter exclusivo que justifica su precio junto con otros factores como ya mencionamos. Reconocemos que no somos una multinacional que vive de ello en términos económicos, sino que vivimos de ello por pasión y gusto, algo así como un negocio-capricho. Aunque también es caprichoso en el buen sentido, ya que el cliente que compra lo hace porque valora este aceite y sabe que es lo que está consumiendo y por eso decide pagar ese dinero.

 

Un poco de ventas y de presencia en el mercado

En España podemos permitirnos presumir de la calidad suprema del aceite, pero sin embargo nuestros vecinos italianos, en sentido comercial, nos sacan ventaja a pesar de comprar aceite español para venderlo en su mercado. Ellos lo saben vender mejor y lo tienen mejor posicionado que nosotros.

En cuanto a ventas, Oleomile vende mucho en España. En América estamos empezando, y en Corea nos compran botellas de 2000 años para cremas. En Corea no tienen una cultura de aceite para la alimentación a diferencia de nosotros, pero aprecian igualmente el valor y supone una importante cifra de ventas para el negocio. Tan apreciado es que en algunas ocasiones que hemos visitado Japón por el negocio nos preguntan “¿qué les ponéis para que duren tanto?” Creen que este aceite es un producto como el elixir de vida, bromean. Pero en realidad son muchos los beneficios que tiene el aceite.

En Japón llevamos 5 años vendiendo. Son clientes muy exigentes y cuidadosos, lo miran todo con lupa y quieren lo mejor, pero esto hace que sean clientes buenos ya que miran mucho la calidad, y la exclusividad. Es una cultura diferente a la nuestra.

¿Cuántos olivos milenarios tenéis?

De unos 1000 años tenemos en torno a 1000 distribuidos en diferentes fincas. Esto se debe a que antiguamente nuestros padres compraban diferentes terrenos en función de los que se iban vendiendo. Esto complica la recogida porque hay que ir haciendo una planificación para recoger las olivas y no se puede hacer de forma continuo. De 2000 años tenemos unas 500 unidades.

¿Qué es un olivo Farga, sus características, peculiaridades y ventajas frente a otros? 

Es la única variedad que existe que sea tan longevo. Al ser tan longevos, tienen perímetros muy largos. El perímetro se mide con unas pautas de medición desde el suelo a la altura de 1,20 -1,30  metros y a partir de ahí se saca el perímetro. Es un tipo de olivo muy alto y su hoja es diferente.

En las fincas los olivos no están distribuidos de forma que sigan algún patrón. Esto se debe a que son milenarios y los romanos no seguían ningún esquema para plantarlos, no había tradición de riego ni de otros mecanismos, pero hoy en día los que se plantan ya se hace en filas.

Este tipo de olivo podemos verlo en la película “El Olivo”. Esta es una película sobre una historia real de un nieto que quería vender un olivo del tipo Farga para montar un negocio cafetero. El abuelo no quería venderlo ya que la gente mayor tiene mucho aprecio por estos olivos que duraban tanto, pero al final el nieto lo consigue y lo venden y se lo llevan a Alemania para montar el negocio.

¿Qué cuidados tiene un olivo milenario?

Un olivo milenario tiene los mismos cuidados que otro. Basta con que llueva lo suficiente porque son de secano y darle sus productos para las plagas de mosca en la época correspondiente para que esta no pique la aceituna.

¿Trabajáis con más variedades?

Tenemos dos variedades más que son la Canetera y Llumet. Estas son especiales porque son monovarietales y autóctonas. Son aceites virgen extra y de la zona, indicados para uso cotidiano y diario y las botellas son más sencillas y llevan caja, aunque ahora también está disponible en un formato de garrafa de 5 litros por 23 euros.

Sacar un aceite monovarietal no es fácil debido a las condiciones. En España hay 235 variedades de aceituna y solo se conocen la hojiblanca, arbequina y picual, y así es la forma en la que nos conocen en el extranjero. Hay que sacar provecho de lo que tenemos en España. Por ejemplo, los restaurantes no utilizan aceite en crudo de calidad. Están empezando a hacerlo pero cuesta, y si tenemos un producto más caro es por algo y hay que aprovecharlo estableciendo así cultura de lo que tenemos nuestro.

A pesar de las condiciones, con estas variedades nos esforzamos y no nos hemos quedado atrás. Hace 6 años, fuimos pioneros en sacar una etiqueta especial para que resbale el aceite dandole así un valor añadido más al aceite español.

¿Que actividades realizáis?

Organizamos catas de lujo cuando nos las solicitan los clientes, pero no las vendemos si no que damos cursos. Consisten en hacer catas y en enseñar a saber diferenciar sus aceites y los maridajes. Por ejemplo, este invierno tuvimos una organizada en el Casino de Madrid. Este nos paga en función de la cantidad de gente ofreciéndonos el lugar para organizarlo.

En estas catas, también enseñamos otras variedades de olivos como de Arbequina, Canetera y Yumet, pero el rey de la cata siempre es el aceite milenario. Estas variedades tienen menos diseño, son menos especiales y tienen un precio más asequible, pero el rey de las ventas como decimos, siempre es milenario, aunque sea más caro.

Recomendaciones para este aceite. ¿Cuál es la mejor forma de disfrutarlo? 

El sabor del aceite es elegante y único, al no ser picante pero tampoco demasiado suave. Tiene un equilibro perfecto en la boca entre picante, amargo y agridulce.

La mejor forma son los maridajes. La gente cree que el buen aceite hay que usarlo únicamente en ensaladas pero no es así. Un huevo frito lo haces con tu aceite, le pones un chorrito de virgen extra y le da un toque espectacular y así con todos los platos.

En catas por ejemplo, realizamos chocolate con aceite milenario y salmorejo casero que cambia totalmente al ponerle un chorrito de aceite del bueno. El sabor es diferente y se puede maridar todo porque mejora cualquier alimento, incluso en helados. Como vemos, son catas diferentes.