en Entrevistas

  • Naranjas Florazar, una familia dedicada al cultivo de naranjas
  • 1000 naranjos cosechados en un microclima en La Ribera de Valencia
  • Un naranjo produce de media 234kg de naranjas al año

Naranjas Florazar es el nombre de una familia valenciana que lleva toda una vida dedicándose al cultivo de naranjas.

Sus campos están situados en Corbera, un lugar muy especial entre la Ribera Baixa y Alta de Valencia. Este pueblo, tiene 1.300 hectáreas de regadío que se reparte entre dos cultivos esenciales: el arroz y las naranjas, siendo las naranjas el cultivo más extendido y popular.

Corbera , según nos cuenta Raquel, es una de las mejores zonas de España para el cultivo de naranjas debido a que disponen de un microclima favorable para la agricultura, haciendo que las naranjas de esta zona tengan una temperatura idónea durante todo el año. No hay riesgo de heladas en invierno ni de calor excesivo en verano, una ventaja para el cultivo y mantenimiento de la fruta.

Esta familia conoce perfectamente los campos y el cultivo la fruta , ya que su relación con las naranjas les viene desde la cuna, al ir heredando durante varias generaciones las tierras y los casi 1000 naranjos que suman actualmente. Esto hace que su dedicación por la profesión vaya más allá de lo que es un trabajo en sí, convirtiéndose en una pasión al mismo tiempo que les absorbe la mayoría de su tiempo.

En la actualidad, les resulta difícil poder vender la producción de naranjas a un precio justo debido a que hay que cubrir los gastos y muchas veces no da para ello. Este motivo es el que les llevó a empezar  a enviar las naranjas por pedidos a través de internet. De esa forma pusieron la cosecha de naranjas recién recolectadas al alcance de todos, ofreciendo un producto fresco, sin tratamientos químicos ni conservantes adicionales.

Al mismo tiempo, este hecho es el que marca la diferencia de sus naranjas con las de otros productores ya que el cultivo se produce de forma tradicional y vigilan las naranjas en todo momento desde que florecen hasta que recolectan la fruta y nos la envían a nuestros hogares. Mientras las recolectan y las envían en un plazo máximo de 24 horas, las naranjas no pasan por cámaras. Esto hace que recibamos en casa una naranja inigualable con un sabor y una intensidad muy diferente a la que podemos encontrar en supermercados.

Además, la agricultura tradicional que persiguen les permite aprovechar al máximo la fruta debido a que al no utilizar productos químicos y emplear abonos orgánicos, la piel no se daña y se puede utilizar para elaborar mermeladas u otros platos.

En cuanto a la organización de este constante trabajo hay tan solo 4 personas que consiguen sacar adelante Naranjas para Zumo con éxito. Tres de ellas se dedican a recolectar y preparar las cajas de fruta, y Raquel, que muy amablemente nos ha acercado un poco más a su trabajo diario con esta entrevista, se dedica a la relación con clientes, proveedores, transportes, fabricantes de cajas etc.

Raquel dice que lo más duro de su trabajo es competir con las grandes superficies que venden naranjas a precios muy bajos, pero que esto al mismo tiempo tiene “su parte buena” en cuanto a que es muy gratificante que un cliente pruebe sus naranjas y les diga que son las mejores que ha probado en su vida y que no tienen nada que ver con las que se venden por ahí.

¿Existen en realidad las naranjas para zumo y para mesa?

Raquel, nos desvela esta duda y nos comenta que no hay árboles específicos que produzcan un tipo u otro de naranja, sino que hay variedades de naranja: Navelina, Navel-Lane-Late y Valencia.

Independientemente de la variedad, un árbol puede producir varios calibres de naranjas, pequeños, medianos o grandes. Normalmente, los tamaños pequeños y medianos se suelen destinar a zumo y las más grandes y bonitas a mesa. Es únicamente una cuestión de estética y comodidad, ya que resulta más cómodo comer una naranja grande que tener que pelar 4 pequeñas, y son más manejables y adaptables las naranjas pequeñas para determinados exprimidores y hacer zumos. De todos modos, el sabor y la calidad de las naranjas es el mismo, ya sean naranjas de zumo como de mesa.

En Naranjas al Día, no hacen esta distinción, porque uno de sus principios es manipular la naranja lo más mínimo para no alterar en ningún momento las propiedades: “tal cual recolectamos las naranjas las vamos introduciendo en las cajas sin tener en cuenta el tamaño“.

Como curiosidad hemos descubierto que un naranjo produce más o menos 18 arrobas al año. Y os preguntaréis… ¿qué es una arroba?, pues una roba es es la unidad de peso con la que se cuentan las naranjas y equivale a 13 kg, por lo que un naranjo produce de término medio unos 234 kg de naranjas.

 

Hoy os contamos la historia que hay detrás de Naranjas Florazar. Uno de nuestros productores que lleva con nosotros en Mumumío desde hace ya mucho tiempo.Por último, Raquel nos comenta que de la unión surge la fuerza y que Mumumío les ha dado la posibilidad de agruparse con otros productores, de carnes, de tomates, de vinos… que al igual que ellos tienen el mismo objetivo de vender productos de excelente calidad y que desean que la calidad llegue intacta al consumidor final.